Todo hay que decirlo. En 2003 creamos el grupo más extremo de Black Metal que haya visto Cantabria. No es que haya mucha cantera por aquí en cuanto a Black Metal se refiere, pero desde luego, Ancienthorn ha dejado el listón bien alto para las poco probables formaciones venideras.

Creamos Ancienthorn en 2003, pese a lo que diga Encyclopaedia Metallum. Todo empezó cuando grabamos el MCD de CrystalMoors «The Unconquered Land», a principios de ese año. Además de los músicos implicados y los productores, en el estudio solía haber más gente. Dos de estos mirones eran Yuyets (bajista de Mairollosnauta) y Lord Wicked (batería de CrisisChrist, Retortijón, Zaborra, Burning Cuchillo…), quienes disfrutaban de las sesiones de grabación como dos enanos. Poco después de eso, me propusieron hacer un grupo con ellos de Black Metal rápido y desgarrado. Así que me volvieron a liar.

En un principio no teníamos claro el nombre que íbamos a ponerle. Recuerdo que Lord Wicked propuso Iskhariaah, pero al ser el pseudónimo del bajista de Immortal (aunque escrito de otra manera), rápidamente lo descartamos y le pusimos el nombre que veis.

Ese mismo verano ya estábamos ensayando. Al comando se nos unió Morth G. (Vergamönt, CrisisChrist), a la segunda guitarra y la cosa sonaba que atronaba. Totalmente influenciados por Marduk, Dark Funeral y grupos de Black Metal rápido, comenzamos a perpetrar riffs afilados, melódicos y baterías rápidas en casi constante blast-beat. En ese año yo había adquirido una multipistas para grabar y dejamos registrado el single «Memories of Ancestral Rancour», que reflejaba perfectamente las intenciones del grupo y hacia qué dirección queríamos ir.

Ese tema lo grabamos únicamente para ver qué podíamos mejorar del estilo y para usar como promo en la búsqueda de sello. A través de los Berserk contacté con Battlelord Productions, de Japón. El tío lo escuchó y aparentemente le gustó mucho. Nos ofreció grabar un CD y pagarnos el estudio incluso. Esto pintaba de puta madre, así que nos pusimos a componer como locos.

Como anécdota chorra, recuerdo que me estresaba bastante algunas veces en los ensayos, pues éstos tenían la costumbre de coserse a porros y se les piraba la pinza. Un sólo tema nos podía llevar toda la tarde, entre risas e incoherencias varias. Pero al final fuimos haciendo un repertorio muy decente que quisimos grabar en cuanto pudimos.

No me queda muy claro qué intenciones teníamos como banda. No recuerdo que habláramos nunca de dar conciertos, quizá porque lo veíamos aún muy prematuro, pero sí que estuvimos haciendo todo lo posible por dejar constancia de la rapidez y la agresividad de la banda en un CD.

Ancienthorn. De izquierda a derecha: Lord Wicked, Erun-Dagoth y Morth G. 2003.

En 2004 me compré una multipistas mejor, una Yamaha AW4416 con expansiones y demás mierdas que, por supuesto, aún no sabía usar. Pero hice el experimento con los cinco temas que teníamos hechos. Para entonces, Yuyets había decidido dejar el grupo, así que me encargué yo también del bajo para la grabación. Creamos «Crawling from the Depths of the First Tower», que fue mezclado y masterizado en The Drive Division Studios. En un principio, todo esto no estaba pensado para ser movido a nivel comercial, sino para observar qué podíamos cambiar y mejorar como banda para así poder grabar un disco mejor. Le envié los temas al japonés y el muy mamón me empezó a decir cambia esto y aquello. Quiso que eliminara las pocas líneas de voces guturales que metía, que no introdujera teclados (cosa que no tenía intención de hacer, pero bueno) y, en definitiva, quería que grabáramos la música que él quería oír. Obviamente, le respondí que no sólo no íbamos a cambiar nada, sino que íbamos a meter más mierdas que a él no le iban a gustar. No sé si obtuve respuesta. Realmente, no lo recuerdo. A lo mejor se hizo el sepuku… Personalmente pienso que una de las esencias más importantes del Black Metal es que no hay reglas establecidas. Se caga en todo eso. Así que la idea de que alguien se crea con la potestad de dirigir el estilo de un grupo hacia derroteros más comerciales me parece una aberración.

Después de ese capítulo, aparcamos la grabación y nos pusimos a probar bajistas. Necesitábamos un sustituto idóneo para Yuyets. Pasó por el local Lucifuego Master y se medio sacó algún tema. Pero no cuajó. En ese momento, él quería hacer algo más lento y nosotros queríamos ir a toda hostia, así que no pudimos llegar a ningún acuerdo. El siguiente en probar fue Varkhen (Fatal Portrait, Hrizg, Korzo, Bittencross…) y sonó de puta madre. A Varkhen lo conocía en su faceta de batería y sabía que era muy bueno, pero me sorprendió ver que también se defendía estupendamente a las cuatro cuerdas, así que le metimos a la horda.

A pesar de haber completado la formación, no ensayamos ya mucho más, pues lo fuimos dejando y ya en 2006 yo me marché a Madrid a vivir, con que aquello se quedó como en stand-by permanente. Alguna vez se habló de volver, de buscar sello al menos para darle salida a lo que grabamos, pero se quedaba en nada. Todo un proyecto que se quedó prácticamente en el olvido.

En memoria de Morth G.

Texto Erun-Dagoth
Logo Erun-Dagoth
Fotos por Ancienthorn
Si quieres saber algo más entra en nuestra página de Encyclopaedia Metallum
Si quieres descargar todo lo que se grabó, pincha aquí
Si lo prefieres, puedes oírlo por YouTube

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *