Contrariamente a lo que dice Encyclopaedia Metallum, yo nunca formé parte de Wolfthrone. Al menos, de manera oficial. Fue una muy fugaz pasada por la banda la que hizo que alguien me considerara miembro permanente. Aquí cuento qué ocurrió y cómo ocurrió.

Un amigo me ha comentado que cuente esto y hete aquí que soy un mandado. No sé si será de interés de más de una persona, pero ahí lo suelto jaja

Hacia finales de los 90s y principios del nuevo milenio, éramos muchos los que estábamos fascinados por esa ola de Pagan Metal que, por cierto, nada tenía que ver con la actual. En aquellos tiempos, el estilo no dejaba de ser un Black Metal oscuro y crudo pero con temática pagana en lugar de satánica. Bandas como Nazgul, Berserk o Dark Drakkar eran auténticas pioneras en este creciente auge.

En 1999 establecí amistad con Asgard, guitarrista de la banda granadina Dark Drakkar, quien tenía un fanzine (Iberiam Zine) y se movía por toda la península conociendo músicos con los que tenía afinidad por carta (sí, por carta), saliendo de fiesta con ellos, etc. Entre los dos empezamos a hacer planes de proyectos de ese estilo. En el año 2000 montamos Winterhowl, con el que compuse un par de temas (que luego usaría para CrystalMoors), pero no llegamos a hacer nada serio. Por esas fechas, Asgard disolvió Dark Drakkar, se instaló en Vitoria por temas laborales y allí formó Wolfthrone junto con Shadowolf (Funeral Zine y muchas bandas, por lo visto) a la batería, Cryofdoom (In Thousand Lakes, Epitaphy) al bajo y voz y Guda (desconozco sus bandas actuales) a la segunda guitarra. La idea era claramente seguir la dirección marcada por Dark Drakkar y Winterhowl.

Después de unos ensayos, ya en 2001 grabaron «Awakening of the Wolves», una demo con dos temas sólo y un sonido muy crudo. A mí me encantó, la verdad. Además de estar en contacto con Asgard, también lo estaba con Shadowolf por el Funeral Zine. Resultó que en ese año, o al poco tiempo, Asgard tuvo varias desavenencias con algunos miembros y abandonó el grupo. Shadowolf, sabedor de lo que me gustaba el proyecto, me llamó para que entrara de bajista y cantante, pues habían encontrado sustituto a Asgard y además Cryofdoom había dejado el grupo también, aunque luego volvería. Entrar en el grupo de manera oficial me parecía poco ético, por deferencia a Asgard que era mi amigo, pero les dije que podría echarles una mano si todas las partes estaban de acuerdo. Y así fue.

Ahora viene la traca…

Un día me acerqué a Vitoria, con idea de pasar el día ensayando, quedar con Asgard después, salir de fiesta y dormir en su casa. Bueno, pues más o menos ocurrió así, es decir, llegué a Vitoria pronto por la mañana. Yo no tenía ni carnet de conducir, así que fui en autobús. Cuando llegué, me dijeron que no había ampli de bajo y que había que ir a casa de Astaroth (Jentil Odol zine), que nos dejaba el suyo y, de paso, su bajo (que era un Ironbird tope de guapo). Estuvo gracioso bajar el super ampli aquel por las escaleras. Menos mal que nos esperaba abajo en el coche el padre de Shadowolf, que nos llevó al local de ensayo. Nos entregó la tartera con el almuerzo y… bueno, no, discutió con su hijo y nos echó del coche, más o menos. En el local de ensayo conocí al resto del grupo.

Yo ya me había sacado algún tema en mi casa, pero en el ensayo me puse a sacar el resto del repertorio, tanto con voz como con bajo. La idea era matizarlo cuanto antes pues querían debutar en directo. Allí me di cuenta de que el ambiente no era muy bueno entre el grupo y Asgard. Parte de la culpa la tenían ciertas tendencias políticas de algún miembro que difería por completo del resto. No voy a entrar en más detalles, pero ahí cada uno tiraba por un lado y ese rollo no me molaba nada.

A mitad de ensayo nos dio por empezar a pimplar. Habíamos pillado cervezas y obviamente no bebimos con mesura. Al menos yo. A alguien se le ocurrió la idea de ponernos corpse-painting, tachas, pinchos y esas mierdas. Pensé que estaba improvisado y me pareció buena idea. Borracho, todo me parece bien (o mal, depende). La verdad es que se creó una atmósfera muy guapa. Fue un ensayo productivo y onírico. Al poco tiempo entró una amiga de estos, que era fotógrafa, y ahí me di cuenta de que no era circunstancial todo aquel montaje. Querían hacerse una sesión de fotos. Me pareció que sobraba, siendo yo un supuesto miembro de sesión, pero me importó tres cojones. A esas alturas ya iba con un ciclón bastante interesante. Más tarde me contaron que las fotos se velaron y no salieron. Vaya artistas…

Cuando se terminó el ensayo, nos quitamos el maquillaje, pero no terminó la fiesta. Salimos por la noche y seguimos bebiendo. Estuvimos yendo por garitos metaleros. Algo genial, pues en Santander ya no quedaban y a mí me parecía la hostia todo aquello. En un momento dado, Shadowolf me dijo que quería hacer una organización musical de bandas muy comprometidas con el Black Metal, para darnos apoyo entre nosotros, sacar recopilatorios y organizar conciertos. Yo me puse muy serio y le dije algo así: «Yo no quiero hacer organizaciones musicales, quiero hacer organizaciones terroristas anticristianas y pegar palizas», o algo parecido. Justo cuando me iba a descojonar e indicarle que iba en coña alguien me llamó para hablar, me di la vuelta y se me olvidó todo eso. Lo único que recuerdo de la noche fue que me quedé dormido en una discoteca y el resto lo tengo demasiado nuboso. No recuerdo nada más. No sé ni dónde dormí la mañana, supongo que donde Asgard, pero vamos, que no me acuerdo. Sé que hubo un buen circo cuando hubo que devolver el equipo a Astaroth, pero no consigo rememorar detalles. Lo gracioso del tema es que a los pocos días Shadowolf me envió un e-mail con una hoja para rellenar datos, como si fuera una suscripción a algo, para esa asociación musical que quería hacer. Me partí el culo cuando leí una especie de disclaimer que rezaba «La organización no se hará responsable de ningún acto violento de ninguno de los miembros». Joder, hasta ese momento ni me acordaba de la parida que le solté… qué truhán estoy hecho.

No volví a ensayar en Wolfthrone, a pesar de que me lo pasé bien con ellos y que el grupo me gustaba. Hubo varias razones que no vienen al caso, pero yo continué con mis proyectos en Cantabria. Al poco se puso fin a aquello que hicimos Asgard y yo bajo el nombre de Winterhowl que comentaba al principio (donde iba a haber militado también Uruksoth, pero que no llegó a ensayar nunca) y, como ya empezaba a ensayar con CrystalMoors, usé los temas que hice para ésta banda.

Por lo visto, alguien cercano a Wolfthrone pensó que pasar un día de ensayo-fiesta como miembro de sesión era equivalente a miembro permanente, así que me pusieron en esa jodida base de datos que he comentado. Pero yo oficialmente nunca he formado parte de este grupo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *