Sé que mucha peña no va a estar de acuerdo. Me da igual. Leyendo estos últimos días algunas publicaciones y hablando con algún colega sobre el tema, he pensado que la verdad es que es posible que nos venga incluso bien toda esta mierda.

Lo siento, tengo que escribir sobre un tema que se está exagerando mucho en la red social por excelencia: Facebook. Por lo visto, ésta plataforma de contactos virtuales tan popular está haciendo una caza de brujas entre músicos controvertidos, como por ejemplo, Varg Vikernes y su banda Burzum.

La cosa ha ido poco a poco. Primero le borraron su cuenta de YouTube y ahora no sólo sus cuentas en otras redes, sino que joden al que pone algo de esta banda o de este personaje. Incluso un sello, con el que llegué a hacer varias coediciones en su día, como Satanath Records (Rusia), ha sido vetado por el Gran Hermano.

Algunos hablan de complot sionista, otros de cualquier otra mierda… en fin. Hay teorías en función de qué pie cojees políticamente hablando. La mayoría chorradas, por cierto. Que sí, que ya sé que nos están vigilando, pero no es de ahora. Y no hablo de mierdas conspiranoicas, que por si no lo sabéis, me come las pelotas estas historietas. Pero lo que sí está claro es que la IA, los geolocalizadores y otras funciones de apps que tan alegremente descargamos en nuestros smartphones, nos están controlando como nunca antes había sucedido. Lo curioso es que lo permitimos. Las RRSS nos dan pila de cosas gratis, en cuanto a que no nos cuestan dinero, pero a cambio de cederles información. Les abrimos las puertas de nuestra intimidad y, hoy en día, la venta de esta información les hace ganar millones. Así que bueno, no nos cuesta dinero, pero les hacemos ganar la hostia de pasta. Qué cosas, ¿eh?

Volviendo al tema que nos ocupa, parece que ahora la domesticación está siendo más acentuada que antes. Ya no podemos poner qué grupos escuchamos. Incluso si subiste una foto del año 2004 vistiendo una camiseta de Burzum… a tomar por culo vas. Las bandas que antes clamaban ser NS, ya no dicen ni mu desde hace años. Pero la cacería de la corrección política ha empezado, así que terminarán vetando a quien suba una cruz invertida.

Pero esto me lleva a otra cuestión. Hasta aquí, he visto unanimidad en cuanto a quejas, protestas y reivindicaciones. Parece que a mucha gente le jode no poder subir un tema de Burzum. Joder, ¿y qué? Pues te los escuchas en tu puta casa y no lo pongas en las redes sociales, ¡pedazo de llorón! ¿Que te cancelan la cuenta temporalmente? Pues haz tu vida en el mundo real. A ver, yo entiendo que los negocios como la mentada discográfica se hayan visto muy perjudicados por ello, pero no entiendo que a nivel personal la peña se queje tanto. El problema es que tenemos ya tan normalizado el hecho de poner CUALQUIER PUTA COSA en el Facebook, que cuando nos lo quitan, pues nos quejamos.

El Black Metal es irreverencia. Si te jode que te quiten un tema, pues pon otro de otro grupo. O no pongas nada y vuelve al mundo de los zines impresos, los flyers y la música en físico, que es mucho mejor y más Underground que nunca. Compra por catálogo, que ahí no pueden vetar nada. Sigue una senda ajena a las RRSS e incluso a Internet, si hace falta. Si lo que quieres es escuchar música, siempre se ha podido hacer, así que no veo por qué no puedes seguir escuchando tus discos en casa.

Así que sí. Que nos jodan a todos con Facebook. A ver si así despertamos de esta patochada de escena que estamos ayudando a crear, de grupos «family friendly» con capuchas, que tengan letras extraídas de documentales de La2, y grupos de metaleros que salen haciendo el mamón como Venga Black Metal o cualquier canal de gilipolleces.

Igual es hora de volver a lo auténtico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *