Voy a volver a hablar de Hrizg, y no será la última vez, pues éste proyecto está lleno de anécdotas que pueden resultar entretenidas de leer. O tal vez no. Si este es tu caso… pues te lees el Marca, ¡imbécil!

Después del éxito que tuvo «Oaken Path of Grief», como ya comenté en el post en el que hablo de ello, tenía que pensar qué paso dar. Hacia qué estilo. No quería sacar otro disco igual que el primero y, de hecho, no quería sacar otro disco. Grabé una demo inédita, con el título de «Pestis Flava» a principios de 2007 de la que ya hablaré (y colgaré la demo de forma gratuita) y que no me dejó muy satisfecho. Tal vez me estaba exigiendo demasiado o yo qué se. El caso es que aún en 2007, por septiembre, pensé en improvisarme una demo, a ver qué pasaba.

Foto en plena grabación del videoclip. Realizada por Emalaith.

En ese año, yo aún vivía en Madrid, así que en una de mis vueltas a Cantabria hablé con Txerra (13th Embodiment, Detriment Sorrow, etc.) para ver si podía ir a su local a grabar las baterías. Yo en Cantabria no tenía ningún equipo (mi material lo tenía en el local de CrystalMoors, ya que aún estaba en dicha banda), así que le pedí también a Misanthate (Detriment Sorrow, Eldereon, etc.) que me dejara su kit de batería, el cuál era muy costras y sonaba a culo, pero me daba igual. Luego él se compró un kit bueno, pero recuerdo que ese sonaba muy a lata.

Al siguiente fin de semana que pude volver, me metí en el local de Detriment Sorrow, supongo que eran, y me senté en la batería de Misanthate, esperando a que Txerra microfoneara la batería. Por supuesto, me dejé en manos del buen hacer de éste hombre, al frente de sus the Damned Studios. Sólo diré que montar todo, microfonear y hacer la prueba de sonido pudo durar más que la grabación en sí.

Tuve ciertos problemas con el kit de batería. Éste, obviamente, estaba puesto a la manera de Misanthate, y yo me moví un poco los toms y los platos, pero usé su doble pedal, el cuál era demasiado blando para mi gusto. Pero, en cuanto ordené todo un poco, dije a Txerra… «Go, bitch».

Por supuesto, grabé sin claqueta ni nada. No ensayé y me lo improvisé todo. Sólo parábamos cuando mis cagadas eran demasiado extremas, pero si no, seguíamos como si nada. Así que me grabé los cuatro temas que tenía pensado en menos de una hora de sesión de grabación. A lo loco. Fue gracioso, porque Txerra no supo qué cobrarme y no me cobró nada, jaja… ¡Gracias, majo!

Me llevé las pistas a Madrid y desde mi casa grabé el resto. Usé el V-Amp II de Behringer, que es un poco mierda, pero bueno, no tenía otra cosa en aquel momento. Yo venía usando hasta hacía poco una pedalera BOSS ME-10, que le compré a Jorge (Broken Spell, Seven Days) que era la hostia. Pero la hija de puta decidió dejar de funcionar poco antes.

Mientras iba componiendo y grabando, me daba cuenta de los fallos de tiempo y la cantidad de errores que había en la sección rítmica, pero bueno… Ya tarde, ¿no? El caso es que grabé de todo en estos temas. No sólo guitarras y bajos, sino también whistles, toms extras, teclados, guitarras acústicas… Y por supuesto las voces, las cuales fueron a varios registros.

Hice un trabajazo a la hora de mezclar estos temas en los Khazad-Dûm Studios, pues arreglé la mayoría de fallos. Todos los que pude, dados mis conocimientos en ese momento. Evidentemente, los fallos de ejecución y tempo eran imposibles de arreglar.

«Enemy of Weakness» es una grabación ponzoñosa, pero que me tomé más en serio a nivel lírico y filosófico. Con Hrizg, no hablo de paganismo como tal, como puedo hacer con Briargh, sino de mi visión oscura de las cosas, mi odio y repugnancia sobre hechos y acciones, sobre otras personas que me han tocado los cojones en la vida, sobre esta sociedad de mierda y de cómo me afecta, sobre ocultismo, negatividad, etc.

El sello que editó el primer disco, Wraith Productions (USA), me ofreció editar esto en vinilo junto al grupo norte americano Satanic Supremacy. Me puse a trabajar en la portada, pero no sé qué pasó, que al bajista le metieron en la trena y teníamos que esperar. Cancelé la edición y hablé con Final Embrace Records para editarlo en cassette en split junto a la banda griega Mortuus Caelum. Al final sacaron 300 copias, si no recuerdo mal, que creo que se movieron bastante rápido.

También hablé con Labaru Films para la realización del videoclip del tema «Si vis Pacem Parabellum», que creo rodamos en un par de días de noviembre de 2007. Una localización fue en Galizano, o por ahí, y la otra en el bosque de Ucieda. Como anécdota graciosa, decir que en ese momento habían venido Necroseheiim (The Art of Blasphemy, Gloom) y su pareja de entonces a pasar el finde a Santander, a mi casa y le usé como «extra» en el videoclip. Hay una parte en la que imito «La Piedad», y él hace de Jesucristo. Somos unos artistas…

Con el tiempo, se me ocurrió hacer una remasterización y editarla en cassette y digital a través de Morbid Shrine Productions, que podéis escuchar en streaming (o bien comprarla en digital, ya que la edición física se agotó hace bastante) aquí.

Así pues, ésta es la historia, a grandes rasgos, de cómo se grabó «El Enemigo de la Debilidad».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *