A pesar de que el death metal resulte encasillado para muchas críticas, es otro rollo que si metes el bisturí a fondo, tiene cantidad de matices. Lo digo porque hay muchos sectores con amplio conocimiento del metal, que lo empieza a ver como el thrash: todo sigue un patrón similar y repetitivo, primando la velocidad porque sí. Gente que dice bobadas, claro.

El caso de los Malignant Altar, grupo americano con miembros de Insect Warfare entre otros, tenemos un segmento  donde se siguen patrones lentos, cercanos al doom death, con sonido crujiente, contundente, y una base rítmica de las orugas de una pala excavadora. No es que lo que aporte sea muy novedoso. Digamos  que es como crear un pequeño engendro de Morbid Angel de sus primeros años , algo de Nile por las fases melódicas, un poco de Incantation….. y sacamos tres temas de pura aberración pantanosa, decadente  y oscura. Dejemos de lado la velocidad y los blast a piñón, para dar paso a un ritmo lento y pesado, con una voz tan acorde que pone los pelos de punta. Y como resultado tenemos una demo de death metal de saborear con un buen vino de lo lograda que está. Para esto,  la verdad es que los americanos le dan un plus de calidad en casi todo lo que hacen por medio del sonido y las composiciones, pero añadiendo esos solos de guitarra caóticos, la introducción de algún teclado para dar toque ambiental…..europeizando el conjunto  y rematando esta demo en su parte final, .

No aporta nada novedoso. Ni falta que hace en mi caso, porque ya de por sí suena fresco a la par que con sabor tradicional a death metal: podrido, demencial, épico, intenso. Y que sea una demo hace que te quedes con más ganas. Un acierto.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *