Hace unos días hablé de ese fenómeno que era el melómano de datos. Ese supuesto auto proclamado amante de la música, metalero empedernido, fan, etc., cuya colección de discos no solía superar los pocos ejemplares, siendo muchas veces regalos u obsequios de colegas. No es que crea que el 100% de los casos sea deplorable, ni tampoco arremeto contra el truismo de nadie. Tranquilos, vuestra hombría está salvaguardada. Simplemente me choca y comento que no entiendo cómo alguien puede ser fanático de algo sin llegar a invertir realmente en ese algo. No hablo sólo de dinero, sino de auténtico interés.

Hoy trataré otro tema que ya comenté hacia el final de ese artículo. Es un fenómeno extraño y no exento de polémica, pues es algo que se ha hablado repetidas veces entre músicos y otros amigos no necesariamente en el business. Este no es otro que el de esos músicos que llevan años tocando en bandas pero, sin embargo, no escuchan nada nuevo desde que empezaron a tocar, llegando incluso a preferir hacer cualquier otra actividad antes que asistir a un concierto. Es algo realmente extraño. No digo que tengas que ir a todos los conciertos que se perpetren en tu ciudad, pero joder, es que hay gente que nunca ves debajo de los escenarios a no ser que ellos mismos hayan tocado.

Generalmente, también se les une el hecho de no tener gran cosa en discos originales, pero también les falta interés en conocer nuevas bandas o indagar más en la discografía de aquellas que se supone les gusta mucho. Huelga decir, que mucho menos en investigar un poco a nivel Underground.

Que quede claro que no hablo de ningún caso en particular. No escribo esto pensando en alguien concreto. Es una idea de algo que ocurre y seguramente todos conocemos algún caso. Esa típica persona -o personas- que no van a ningún concierto pero luego tocan y te piden que vayas a los suyos. Es como el que no da like nunca a tu página de Facebook pero te pide que le des like tú a la suya. Es una falta total de reciprocidad que, aunque no queramos, no podemos evitar pensar de vez en cuando con cierto hastío o, como mínimo, desaprobación.

Evidentemente, hay casos y casos. Algunos no son muy de redes sociales y no se enteran de los eventos. Entiendo que otros tienen hijos y no pueden escaquearse cada vez que quieran de sus obligaciones conyugales o familiares. Otros tienen turnos jodidos de trabajo. Hay mil cosas que pueden hacer que pierdas fuelle con la asistencia a conciertos. Pero joder, que no vayas nunca, siendo tú una parte supuestamente activa de la escena, que no conozcas nada más allá de Metallica o Iron Maiden, que no tengas más de diez discos originales en tu haber, y de cuando tenías 15 años, etc… Pues me choca. Pero sobretodo me sangra cuando éstos personajes van de trues, o contándote anécdotas de esto o aquello. Salvadores low cost de la escena metalera. Seguro que conoces alguno.

Hace poco, y ahora sí hablaré de un caso concreto, estuve en la entrada de uno de los últimos conciertos que di. Entró un grupo de chavales y chavalas que algunos conocía de vista. Éstos, con sus chupas de cuero, sus ropajes negros, camisetas de grupos… pero no entraron al concierto. No sabían ni que había concierto. Pero es que ni miraron quien tocaba, directamente huyeron porque sólo querían entrar al garito a tomarse algo. Claro que sí, ¡esa es la actitud!

6 comentarios
  1. Avatar
    Esmeralda Dice:

    Has escrito lo correcto, hoy las personas se dicen ser metaleros pero lo que son es una bola de borrachos se les olvidó el amor por la música y piensan que con ir a llenar un espacio vacío aún bar ya son la gran cosa , la vestimenta no hace al metalero , es el amor el tiempo que le entregas a la música escudriñar y querer saber más tener sed de conocer nuevas bandas y apoyar la escena asistiendo a eventos no estar estancados en lo mismo buen post saludos…!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *