Hoy te traigo un post cortito, pues este tema tampoco tiene mucho donde rascar y fijo que todos nos sonreímos con estas historias cuando las vemos. Este tema ya no es sólo para el mundo metalero, sino que es extensible a cualquiera.

Qué barato y cutre resulta todo hoy en día. ¿No tenéis esa impresión cuando veis ciertas publicaciones en las RRSS? Normalmente, siempre viene de los mismos individuos. Gente que no aporta nada o que siempre hace alarde generalmente de cosas de las que carece. No voy a arremeter contra esta peña porque en realidad ya se les suele tener calados, pero es que hoy en día cualquier persona puede convertirse en erudito, un musicazo, modelo, putón, súper viajero despreocupado o deportista de la manera más low cost que pueda imaginarse. Y yo me pregunto ¿cuál era tu vida antes de Facebook o Instagram? Es decir, ¿ya eras esa personalidad que muestras con tanto afán?

La mayoría de la gente que hace según qué publicaciones ya se las ve de lejos. Denotan mucha inseguridad y poca personalidad, necesitando así de la aprobación del populacho. Ya sea en likes por parte de amigos como de desconocidos.

Ninguno quedamos libres a cierta exposición en las RRSS, pues su objetivo precisamente es este. Exponer lo que te gusta, lo que haces, lo que eres de alguna u otra forma, a lo que dedicas, etc. Son para eso, entre otras cosas. Pero yo hablo de los usuarios (y usuarias) que no paran de mostrar un alter ego que no se suele corresponder con la realidad.

Si quieres ser un gran metalero con un dominio increíble sobre grupos raros, no tienes más que poner constantemente vídeos de YouTube. Una simple búsqueda hará que tu imagen pública mejore ante gran parte comunidad. Si quieres ser modelo, no tienes más que publicar fotos de otra índole y esperar el aluvión de reacciones. Si tu Instagram echa humo, ¡felicidades, ya eres influencer! Si tu grupo no lo escucha nadie porque es una mierda, tranqui que haces un blog y… ehm… ¡ups!

En definitiva, tener hoy día una imagen pública es muy sencillo. Sólo hace falta que tu inseguridad sea inversamente proporcional a tu vergüenza, cosa que tampoco es fácil, así que no le quitemos el poco mérito que tiene esta gente.

Códito de descuento: MORBID30

2 comentarios
  1. Avatar
    Laura Gil Dice:

    Hace no mucho, leí un artículo de unos expertos en psicología y que tras muchos estudios sobre comportamientos en la red, solo les hacia falta leer unos cuantos post, o como se diga, para trazar un diagnóstico de la persona que poseia un perfil y las carencias que escondían en unas pocas lineas.

    Muchas veces no somos sabemos los peligros que tiene exponer según qué cosas. A veces no somos conscientes de lo expuestos que estamos y de lo bobas que podemos llegar a ser con un solo click bajo tus dedos.

    Responder
    • Erun-Dagoth
      Erun-Dagoth Dice:

      Hola Laura,

      Sí, yo también leí algo sobre eso. En realidad, si eres buena observadora, es muy sencillo trazarse un perfil de alguien en función del tipo de publicaciones que sube a su red social. Al menos, de manera orientativa.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *