Me ha costado mucho escribir sobre esta banda, puesto que nadie tenía el logo ni nada grabado. Buscando entre mis carpetas (las del instituto, no las del Windows), he encontrado cosas y, bueno, algo es algo. Eso sí, la música os la vais a tener que imaginar de momento, porque sólo se grabó un concierto y a saber dónde quedó.

Mucho tiempo sin escribir en el Blog, pero para inaugurar esta segunda temporada (como dirían los pros), pues hoy os hablaré de una de las primeras bandas en las que milité: Descomposición Orgánica.

Por otoño de 1996, llevaba unos meses ensayando con Moonshine, pero en aquella época, la formación sólo consistía en Fernando (Faramir, de CrystalMoors, Korzo o Medussa) y yo. También estaba colaborando en Opposer como bajista, pero ambas bandas estaban incompletas. Necesitaba estar en una ya formada para empezar a dar conciertos, que aún no me había estrenado. Además, no sólo tenía ganas de tocar en directo, sino que necesitaba ensayar más mi voz, ya que llevaba muy poco tiempo cantando y aún no era tan brutal como pretendía.

La casualidad hizo que un sábado de madrugada, con una borrachera muy considerable, me topara con Justo, el batería de una banda infame llamada Descomposición Orgánica. Toda mi cuadrilla y yo estábamos que no podíamos articular palabra en condiciones, así que él simplemente me comentó que hacían Death Metal mezclado con Grind y que necesitaban cantante. Ensayaban muy cerca de la zona de vinos (vaya peligro), y que me pasara para probar. Me apuntó su teléfono en una foto que tenía de un colega echando la pota (ver foto abajo), y seguí con mi fiesta. Obviamente, la foto la he distorsionado, pues no quiero que los fans atosiguen al pobre Justo por teléfono (ojo, sin prefijo ni nada) o al pobre vomitón.

Es la hostia que aún conserve esta foto. Había ido a buscar las fotos que llevé a revelar de una fiesta del finde anterior y las había sacado para verlas con los colegas y echarnos unas risas, por eso la llevaba encima. La identidad del lúdico chico está a salvo. Y sus fluidos también.

No recuerdo cuándo me puse en contacto de nuevo con Justo, pero no tardaría mucho. El caso es que acordamos un día y me acerqué al local. Un lugar infecto, que era un garaje en el que además de haber gente variopinta bebiendo y drogándose, vivía un perro llamado Bolo. Todo muy punk, si no fuera por el exquisito collage que tenían de posters gore, de Death Metal, Thrash Metal, que se vislumbraba alrededor.

Lo primero que me llamó la atención al entrar, además del perro, era una torre de amplis baratos, de poca potencia y medio jodidos, que había detrás de una batería destartalada con un sólo crash (que estaba roto), un hi-hat igualmente destrozado y los parches machacados. No me quedaba claro qué me iba a encontrar allí. Eso sí, la gente majísima. Con sus litrucos de kalimotxo y sus birras. Muy afables y simpáticos.

Allí se me presentaron los músicos. Sergio (Cementerio Show, Burning Cuchillo) era el bajista, Eddie era el guitarra (Cadaveric Metamorphose, exUndernoise, quien también metía coros) y Justo (batería), a quien ya había conocido días antes. Pero en el local recuerdo que había más gente. Colegas de ellos. Todos expectantes por ver a ese chavalillo borrachuzo que les había dicho que cantaba gutural muy a tope. Así que me tocó hacer la prueba.

Descomposición Orgánica. De izquierda a derecha: Yo, Sergio, Eddie y Justo. Foto tomadas por Ricard (creo), en 1997.

Nos pusimos directamente con un tema de ellos, ni versiones ni pollas. Eddie me pasó una letra y me explicó cómo iban las líneas de voz. Justo marcó y empezamos a ensayar. Canté lo más grave y gutural que podía. Yo me recuerdo de color rojo petadísimo, porque el amplificador que me dieron tampoco es que tuviera una potencia increíble, pero fue suficiente para contar con la aprobación de todos los presentes (colegas incluidos). Incluso a Eddie le gustó mucho, quien se ocupó previamente de las voces principales y gastaba un buen vozarrón. Así que nada, ya estaba liada.

Comenzamos a ensayar y la verdad es que lo hacíamos tres y cuatro veces por semana. Eran temas inusualmente complejos que mezclaban un poco los estilos del primer álbum de Cannibal Corpse e Impetigo (de quienes llegamos a hacer una cover en directo de «Intense Mortification»). Algunos títulos eran poesías tremendas como «Secuestrado», «Posesión Caníbal», «Practicando la Nekrofilia», «Error en el Quirófano»… todas producto de la enferma mente de Eddie, excepto «Gangrena», que la escribí yo (si, antes de que el Pupano de los cojones popularizada el término).

A principios de 1997 salió el primer concierto. No recuerdo bien con qué grupos, pero me suena que eran de diversos estilos entre el Punk y el Rock. Menuda mezcla. Allí aparecimos los descompuestos para montar el equipo. El lugar era una nave vacía en Revilla de Camargo (Cantabria), sin escenario, ni PA, ni pollas en vinagre. A pelo ahí. No sé quién fue el contacto ni por qué fuimos a tocar, pero lo hicimos y a la peña le encantó. La fluencia de gente fue muy buena. Obviamente, no llenamos la nave (que era inmensa), pero para ser mi primer concierto, estuvo la cosa bien de nervios.

Concierto en Revilla de Camargo, pueblo en el que estuve ensayando posteriormente, en 2008, si no recuerdo mal.

Como parecía que la cosa iba bien, nos hicimos hasta una sesión de fotos en el barrio donde teníamos el local. No conservo ninguna de los exteriores, pero sí una que hicimos en el local de ensayo. Comenzamos a ensayar más intensamente. Recuerdo que esa primavera/verano estuve ensayando tooodos los putos días. También comenzaron los primeros roces. En este caso era con Eddie, quien como creador de ese grupo, quería llevar el control de todo, por decirlo de alguna manera. De todas formas, esto no hizo que no pudiéramos avanzar e incluso hablar de planes de grabación, cosa que no llegó a prosperar, pero habría sido un puntazo.

Hacia octubre, y después de más o menos un año ensayando, tocamos el segundo concierto en el Rock Beer the New de Santander. Se petó. Había la hostia de peña en la calle y dentro de la sala. Mucha expectación, qué tiempos aquellos… Lucifuego Master nos prestó su equipo de salida, pues en esa época no había salas en Santander con PA (eso vino después). Nos dejó incluso la máquina de humo, que la dejó puesta durante más rato de lo habitual y ahumó a toda la puta sala. Gran parte del concierto lo hicimos en penumbra jaja… Y es que fue un caos. Empezando por ahí, y siguiendo con que se subió a cantar conmigo una cover de Agathocles (aquí sí que no recuerdo cuál). Buen desfase hubo en ese concierto…

Segundo concierto, justo en el momento en el que Lucifuego Master se subió a cantar un tema de Agathocles. Momento que no estaba para nada planificado y que fue un caos.

Después de todo aquello, y viendo que la tensión entre Eddie y yo eran cada vez mayores, decidí aceptar la propuesta de Undernoise de entrar a formar parte de ellos como vocalista. Meses antes, Lucifuego Master (quien era cantante en esa época, pero que lo iba a dejar) y Valen (batería, Funebre Devastation, Lucifuego, Moonshine), habían ido a vernos ensayar a Descomposición Orgánica, y se quedaron muy sorprendidos por mi voz. Ellos buscaban algo así para su grupo y al poco me comentaron de entrar a probar. Para mi, que era fan de esta banda, fue la hostia, así que al final entré y estuve en varias etapas de su historia.

Así que ese fue el final de mi experiencia en Descomposición Orgánica. Sé que siguieron un tiempo más, pero finalmente se disolvieron. Según creo, probaron con otros estilos, pero no debió cuajar. Más tarde incluso Eddie llegó a formar parte de Undernoise como vocalista, y Sergio formó otras bandas y sigue aún en activo. De Justo no he vuelto a saber nada, la verdad. Algo he oído que vive en Bilbao pero que colgó las baquetas. Una pena, era muy sólido y muy contundente tocando.

Para el que aún no lo sepa, tengo un canal de YouTube en el que cuento también mis historias y mis mierdas varias. Entrad y suscribiros, ¡coño ya!

Por cierto, nunca hay que desdeñar un grupo cuyo logotipo tiene dibujado un pene. Ahí queda dicho.

Texto: Erun-Dagoth
Imágenes: Varios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *