Hoy vengo a anunciar algo que bien podría haberlo hecho sin más con una noticia sin tanta enjundia porque Stormstone no es mi proyecto más conocido y seguro que a la mayoría se la pela. Es un proyecto que siempre he considerado el hijo mongolo de Briargh, otro proyecto en el que llevo trabajando mucho más tiempo y con el que he sacado más ediciones. ¿Y por qué digo esto? Pues porque Stormstone tiene exactamente el mismo estilo que tenía Briargh en las demos, sólo que mejor tocado y con mejor sonido. Entonces, ¿por qué creé Stormstone y qué sentido tiene? Allá voy…

En 2013 tuve un rebrote creativo que aproveché para seguir grabando con Briargh, Hrizg y crear nuevos proyectos como Deprive o el que nos acontece. Yo tenía un local de ensayo que usaba también como estudio de grabación en un barrio de Santander, en el que pasaba todo el día haciendo mis maldades. Un día hablando con Enserune (bajista de Lucifuego, Neverendinghate y Hrizg), le dije que tenía una forma de componer que era muy rápida y que podía componer y grabar en poco tiempo. Ella no se lo creyó. No es algo que yo vaya contando por ahí y, ahora que lo pienso, creo que es la primera vez que lo digo en público. Y no va en tono arrogante ni nada (detesto la arrogancia), pero es que algunos de los discos o demos que he editado en alguno de mis proyectos son producto de un fin de semana o cosas así. No es algo fácil de digerir, seguramente, y Enserune no fue excepción. Entonces, para demostrarle que así era, me puse a improvisar ritmos de batería a los que, posteriormente, fui añadiendo riffs de guitarra y melodías que iba creando sobre la marcha.

Foto original realizada para Forestdome en 2004, que usé para el diseño de «Heirs of All Fights».

No me acuerdo ya de toda la teoría que en su día aprendí, pero me sé las escalas de memoria y también algo de armonía. Esto parece algo muy obvio, pero os sorprendería la cantidad de músicos de nuestro nivel, que llevan tocando toda la vida y no tienen ni puta idea de escalas. Joder, digo yo que a base de repetición durante años te las aprendas, ¿no? Pues no.

Grabé el bajo a primeras tomas (porque tengo buena memoria y me acuerdo de los riffs que he hecho, o al menos, de sus tónicas), unos teclados y las voces (a primeras tomas también e improvisando las líneas). Las letras es verdad que no recuerdo bien si las escribí sobre la marcha o si ya las tenía escritas, pues a veces escribo cuando me viene la «inspiración» y luego lo uso en algún proyecto.

El caso es que los cinco temas que forman «Heirs of All Fights» los compuse, grabé, mezclé y mastericé en 8 horas en total (no seguidas). Repito que ésto es algo que no he contado nunca más allá de mis círculos más íntimos, porque no lo he visto nunca relevante, ni he querido que se pensara la peña que me quería colgar medallas por ello. Paso de esa mierda. Pero claro, cuando un proyecto nace de esta manera, luego cualquier cosa que quiera hacer ya no suena igual. Incluso, al parecerse este proyecto tanto a Briargh, todo lo que grababa me sonaba más a Briargh y lo quería usar para ello. Así que realmente Stormstone no tenía un camino fácil de seguir.

Todo en esa grabación transcurrió muy rápido. Enserune se curró esa pedazo de portada en tan sólo 2 días, mientras que Lord Abhorym no tardó mucho tampoco en crear el logotipo. Con estas pedazo de colaboraciones, no dudé en sacar adelante el proyecto. Edité «Heirs of All Fights» en cassette profesional en 2014 y se agotó muy rápidamente. Y tiempo después, Lower Silesian Stronghold (Pol) lo editó en CD, en una edición que me gusta mucho cómo quedó.

Logo por Lord Abhorym. Portada por Enserune.

Los siguientes años fueron, como he comentado: intentar grabar un nuevo trabajo, pero siempre me lo curraba de tal manera que me terminaba sonando a Briargh y, siendo éste más serio e importante para mí, pues lo priorizaba ante Stormstone.

Sin embargo, en 2017 grabé unos temas que me sonaban muy al estilo de «Heirs of All Fights». De hecho, casi parecían de la misma sesión de grabación. Ahí sí lo vi claro y hablé con Vertebrae, quienes se curraron un diseño brutal y lo editaron en split CD junto a Vanth (otro gran proyecto de Heolstor, de Mystagos, Eald, etc.).

Después de esto, he intentado volver a grabar algo que fuera justo en el estilo de Stormstone, pero siempre me terminaba sonando a Briargh. No tiene sentido tener dos proyectos exactamente iguales, y además, llevarlos yo sólo. Si me dijeras que uno es lo que se denomina one-man-band y otro es un grupo, todavía tendría un pase. Pero es que los dos son one-man-band y los dos suenan muy similares. Así que, sintiéndolo mucho, he decidido poner fin a Stormstone y dedicar todos los esfuerzos a Briargh.

En realidad es algo que tengo en mente casi desde el principio, pues el sentido de este proyecto no fue otro que el de realizar una especie de demostración de algo que yo no daba importancia pero que, por lo visto, sí tenía cierta relevancia. Lo que no sé es por qué lo llamé Stormstone y no Briargh directamente. Seguramente sería por grabar esa demo de manera aislada y ya está, pero como tuvo relativo éxito el proyecto, me descolocó bastante.

En fin, no voy a enrollarme más.

Texto por Erun-Dagoth.
Portada de «Heirs of All Fights» por Enserune.
Logo por Lord Abhorym.
Diseño y portada de «A Prophecy to Come» por Skie (Vertebrae).
Compra la edición CD de «Heirs of All Fights» pinchando aquí.
Compra el split CD con Vanth pinchando aquí.
Facebook oficial de Stormstone.
Noticia de la reedición en CD.
Obtén «Heirs of All Fights» en el Bandcamp.
Escucha un tema de  «Heirs of All Fights» en YouTube.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *