Entradas

Durante finales de 2011 y principios de 2012 estuve currándome un fanzine llamado Necromiasma, en el cuál también colaboraba mi amigo Sewin, que finalmente no vio la luz por falta de presupuesto. Estábamos en la puta miseria. Con el tiempo, y con ayuda del blog, pensé en ir publicando alguna entrevista. De hecho, lo he ido comentando en algunos artículos. Mientras revisaba cuáles tenía respondidas, me dio por entrar al Facebook para desconectar y joder, veo que Wes Weaver (aka Wes Infernal) ha fallecido. Que sirva esta entrevista (amateur por mi parte) como homenaje póstumo.

¡Saludos! Blaspherian es una banda muy conocida en el Death Metal Underground, de modo que no perdamos tiempo hablando de biografías, pero permítenos saber cuáles fueron las razones para crear una banda tan malvada y satánica.

Wes – Después del fallecimiento de mi anterior banda, Infernal Dominion, quise crear una nueva banda de Death Metal satánico. Realmente, no estaba contento con lo que Infernal Dominion hizo. Ésta banda se arrugó y se convirtió en algo que se suponía no iba a ser… Así que busqué una nueva banda para desencadenar auténtico Death Metal desde mi alma maldita… Con la ayuda de los Guerreros del Metal locales, Desecrator y Matt Mayhem, Blaspherian fue desencadenado sobre ésta pútrida Tierra…

 

Hacéis una lista de influencias en vuestro Myspace oficial. Estoy de acuerdo en cada una, pero ¿escucháis alguna otra banda fuera de esta lista? Entre esos grupos aparecen Morbid Angel. Qué opinas de su extremadamente «mórbido» y molón disco?

Wes – Bueno, cuando ponemos a Morbid Angel como influencia, por supuesto significa los antiguos Morbid Angel (ya lo imagino, hombre – NDR). Su nuevo álbum es una auténtica desgracia. Un bofetón en la cara de todos los fans de los antiguos Morbid Angel. Cómo puede cualquier seguidor de Morbid Angel, o del Death Metal, apoyar esa pedazo de mierda es algo que me supera. ¡Muerte al Falso Metal!

 

¿Qué piensas de todas esas bandas que cambian su estilo por uno más comercial? Creo que la mayoría de ellas simplemente apestan.

Wes – Creo que esas bandas que traicionan nunca fueron auténticas. El Falso Metal debe morir… ¡No apoyo tal debilidad!

 

Opino que la mayoría de esos cambios vienen con la idea de «somos músicos que necesitamos experimentar». ¿Crees que Blaspherian añadirán alguna vez alguna otra influencia en el futuro? ¿Te consideras a ti mismo como un músico en esos términos?

Wes – Esas «razones» son realmente una excusa para unas pocas cosas… Una es para hacer más dinero y ser popular, controvertido, con la idea de permanecer a la vista del público. También es una excusa para no escribir nueva y matadora música. Personalmente, en mi opinión, Trey no puede componer más en el estilo de los antiguos Morbid Angel. Creo que ha quedado sin ideas y, también en mi opinión, creo que a él ya no le sale escribir así desde el corazón. Tan sólo echa un ojo a sus entrevistas… No tiene la misma llama o ambición para escribir música blasfema. Tú mismo puedes ver su cambio de ideas y filosofía sobre las artes oscuras. Recuerdo que le pregunté acerca de esto la última vez que hablé con él. Le pregunté si estaba metido aún en las artes negras, su respuesta fue «quiero estar a favor… no en contra». Para mí, eso es débil, rendirse en lo que crees por alguna nueva era de falso pensamiento «positivo»… ¡Qué traidor! Para Blaspherian, nunca añadiremos debilidad en nuestra forma de componer. Estamos influenciados por el Thrash, el Death y el Black, así como el Doom, ¡y nos mantendremos en ese camino!

 

¿Cómo es la escena allí? ¿Podemos hablar de una escena extrema y oscura en cuanto a Death Metal se refiere? ¿Qué bandas crees que son las más cojonudas en este momento?

La escena aquí, en Texas, está mejorando. Tenemos grupos como Hod, Warmaster, Nodens, Burial Shroud, Ophian, Obeisance… Bastantes bandas asesinas, pero quiero mencionar a nuestros amigos en Grave Ritual, ¡échales un tiento!

«Infernal Warriors of Death» está aún fresco, ¿cómo está funcionando entre la gente? ¿Estáis satisfechos con Deathgasm Records? Personalmente opino que está de puta madre!!

Realmente nos encanta Deathsgam. Evan ha hecho un trabajo impresionante con la promoción y recomiendo todas las ediciones de ese sello!!!!! Hasta ahora, la respuesta ha sido la hostia. Sólo unas pocas reseñas negativas, que son normalmente de zines que no tienen ni idea sobre Death Metal. De todas formas, que les jodan. Gracias por tus amables palabras sobre nuestro disco. Hemos invertido un montón de duro trabajo y de tiempo en esta grabación. Hails!

La portada es otra obra maestra de Juanjo Castellano. He trabajado con él y su arte es impresionante. ¿Qué piensas de él? Supongo que te encanta, pero ¿cómo lo conociste a él y su arte? ¿Contarás con él para futuros trabajos?

Juanjo hizo un gran trabajo… nos encanta. Tuve la idea de contar con Juanjo porque hizo la portada del disco de Quinta Essentia «Archetypal Transformation», y es impresionante. Así que quisimos contar con la grandeza de esa portada. Nos gustaría volver a contar con él, por supuesto.

¿Cómo fue grabado el disco? ¿Alguna anécdota de estudio? Seguro que hubo miles de cervezas, etc…

«Infernal Warriors of Death» fue grabado muy rápido, bajo mucha presión y frustración. Y realmente no hubo nada de cervezas ni alcohol… Fuimos e hicimos nuestro trabajo sin ninguna mierda alrededor. Fue un periodo estresante, pero creemos que mereció la pena. Dead City Sound es un estudio impresionante, pero tuve algunos problemas con mi guitarra, al igual que otras historias, así que no nos fue muy bien que digamos, pero lo que importa es el resultado de la grabación.

¿Cuál es la diferencia entre la versión «die hard» del LP y la normal hecha por Obscure Abhorrence? No lo he podido ver aún.

Puedes pillar el LP en vinilo negro o rojo… o puedes obtener la «Die Hard», que es vinilo rojo, con un poster y una camiseta.

Las letras son acerca del lado más brutal del sataniso, blasfemia, etc., ¿Son las letras tan importantes como la música para Blaspherian?

Las letras son importantes. Queremos solamente lo más odioso, retorcido, sacrílego y blasfemo para las letras… con total odio hacia los cristianos y musulmanes. ¡Quemadlos a todos!

Tenéis algún tipo de preparación espiritual? Quiero decir, ¿consideráis el Satanismo como una parte de la escena metalera o es una creencia seria en vuestras vidas?

El Satanismo para mí es acerca de ser tú mismo en todo momento, así que es una creencia real, desde luego. Y una parte del Metal. Tal vez porque nuestras vidas y el Metal están conectadas… Seré un metalero y un satanista para toda la vida. Espero que todos vosotros también… HAILS!

Cuéntame sobre planes futuros. Alguna gira, tour o próximas grabaciones… ¿Cuál será el siguiente paso para la banda? ¿Visitaréis Europa? ¿Y España?

Estamos trabajando mucho en nuevo material, mientras escribo esto… Habrá un split en 7″ con Imprecation! También un split en 12″ con Godless (Chile), y también un split con nuestros profanos amigos de Crucifier… Y rumores sobre otras ediciones en split también. Tal vez un split con Manticore, y espero que otro split con Adversarial… No hay giras todavía, pero tenemos algunos conciertos próximamente en 2012, posiblemente uno en Nueva York.
Estamos mirando el profanar Europa, y especialmente España! Mi conexión con los death metaleros españoles se remonta a los días de Imprecation!!! Espero que podamos obtener algunas fechas por allí!

Esto ha sido todo, Wes. Finaliza esto como desees.

Saludos a todos los auténticos guerreros del Death Metal! Matad a los falsos… Exaltad lo auténtico!!! «Infernal Warriors of Death» está disponible a través de Deathrune Records en Europa, en CD y vinilo!! También disponible por Deathgasm Records.

REST IN POWER WES WEAVER INFERNAL

En 2011 ya estaba sorprendido del escaso interés de la peña en los conciertos extremos de mi ciudad. Luego me di cuenta que era algo generalizado. De todo esto ya he hablado demasiado en los anteriores artículos que aquí os dejo:

  1. ¿Se está muriendo el Underground?
  2. Músicos que no oyen música ni van a conciertos / fans que no son fanáticos
  3. Melómanos de YouTube. Coleccionistas de datos
  4. Y muchos más, así que echa un ojo al resto. No te suscribas ni me des like. No tengo Patreon. ?

De modo que no voy a extenderme más en esta mierda. Lo que sí es cierto es que solía hablar de estos temas con mis amigos y de pronto tuve la idea de organizar conciertos. Sí, ya sé que no es muy original, y no me brotó en ese momento, pero fue entonces cuando decidí hacer algo, a ver qué salía. Quería ver si era capaz de hacer unos eventos de reunión para los pocos seguidores de todo esto que quedábamos y ver, ya de paso, si era posible concienciar a la gente. Mi idea era atraer a nuevas generaciones y ver si las antiguas las volvía a ver en los conciertos. Volver a los viejos tiempos, en otras palabras. Echábamos de menos descubrir grupos en conciertos, ir borrachos y liarla.

Necesitaba un nombre pegadizo y un slogan potente y cafre. El nombre: theExtreme Sessions, y su slogan «110% Underground – Un puto deber». Con mis dotes improvisadas de marketing amateur (¿quién quiere ver vídeos hablando de esto en YouTube?) creo que no pude haberlo hecho mejor, jajaja… qué cosas tengo…

No voy a entrar en los aspectos técnicos de estas theExtreme Sessions, pues ya tiene su sección en la web. Sólo comentar que hice diez, siendo la última el año pasado. Organización que hice de manera residual, pues realmente estos eventos tuvieron lugar entre 2012 y 2013.

En esa época, todo lo mío era obsesión por el mundo musical Underground. Había creado Morbid Shrine Productions, theExtreme Sessions, seguía grabando con mis bandas y a otros grupos con los Khazad-Dûm Studios, colaboré como «artista» (no lo soy, pero bueno) en portadas y diseños para fanzines y discográficas y más historias. Comencé incluso a perpetrar mi propio zine impreso, que llamé Necromiasma Zine, en donde llegué a entrevistar a bandas como My Dying Bride, Blaspherian, Imprecation, Vallenfyre y muchas más. Siempre haciendo hincapié en la parte más old school, que era lo que me interesaba. La falta de dinero hizo que no pudiera publicarlo, pero igual un día me animo y lo publico aquí, aunque las entrevistas estén ya desfasadas.

Con las theExtreme Sessions a veces colaboraba con distribuidoras locales, como en la que vinieron a tocar Hipoxia con los locales Dalle Killers. En este concierto pusimos puesto Morbid Shrine Productions, Terror System y Primitive Noise. Para promocionar aún más este evento, se me ocurrió hacer una newsletter que imprimí y fotocopié. Era en formato tríptico, y en ella hablaba del evento, haciendo entrevistas a las bandas implicadas. Como veis, aún conservo muchas copias que quizá regale en los próximos pedidos que me hagan, hasta que se agoten.

Después de esto, hice lo mismo con las bandas que editaba en Morbid Shrine Productions, pero ésta vez hacía un PDF que si querías, lo descargabas y te lo imprimías. Tuvo bastante éxito en su momento, aunque más a nivel nacional que local, pero ahora no sé si dispongo de alguna… Luego pasé a publicarlo directamente en web, pues no tenía todo el tiempo que requería esto.

Pero oh sorpresa, a medida que iban transcurriendo las theExtreme Sessions, la audiencia iba descendiendo. Empezó con mucha expectación, con aquel mítico concierto de The Somberlain y CrystalMoors, acudiendo más de 80 personas, pero poco a poco la gente se fue desinflando. La gente fue dejando de apoyar y, finalmente, pasé de todo y lo mandé a la puta mierda.

No sé si ya pasó a la historia eso de dejarse greñas, vestir con camisetas de grupos o ir con botas militares, pero no veo chavales con esas pintas desde los 90s. Tampoco van a conciertos ni eventos similares. No se les ve. ¿Existen? Espero que no, porque si existen y no hacen otra cosa que ver vídeos de YouTube o jugar a la PS4, es mejor que ni salgan de sus putos cubiles.

Han pasado ya unos cuantos años desde las theExtreme Sessions y no veo que la cosa haya mejorado. Tal vez haya que empezar a reconocer que la forma que tenemos de vivir esto está muriendo o está ya muerto.

Voy a volver a hablar de Hrizg, y no será la última vez, pues éste proyecto está lleno de anécdotas que pueden resultar entretenidas de leer. O tal vez no. Si este es tu caso… pues te lees el Marca, ¡imbécil!

Después del éxito que tuvo «Oaken Path of Grief», como ya comenté en el post en el que hablo de ello, tenía que pensar qué paso dar. Hacia qué estilo. No quería sacar otro disco igual que el primero y, de hecho, no quería sacar otro disco. Grabé una demo inédita, con el título de «Pestis Flava» a principios de 2007 de la que ya hablaré (y colgaré la demo de forma gratuita) y que no me dejó muy satisfecho. Tal vez me estaba exigiendo demasiado o yo qué se. El caso es que aún en 2007, por septiembre, pensé en improvisarme una demo, a ver qué pasaba.

Foto en plena grabación del videoclip. Realizada por Emalaith.

En ese año, yo aún vivía en Madrid, así que en una de mis vueltas a Cantabria hablé con Txerra (13th Embodiment, Detriment Sorrow, etc.) para ver si podía ir a su local a grabar las baterías. Yo en Cantabria no tenía ningún equipo (mi material lo tenía en el local de CrystalMoors, ya que aún estaba en dicha banda), así que le pedí también a Misanthate (Detriment Sorrow, Eldereon, etc.) que me dejara su kit de batería, el cuál era muy costras y sonaba a culo, pero me daba igual. Luego él se compró un kit bueno, pero recuerdo que ese sonaba muy a lata.

Al siguiente fin de semana que pude volver, me metí en el local de Detriment Sorrow, supongo que eran, y me senté en la batería de Misanthate, esperando a que Txerra microfoneara la batería. Por supuesto, me dejé en manos del buen hacer de éste hombre, al frente de sus the Damned Studios. Sólo diré que montar todo, microfonear y hacer la prueba de sonido pudo durar más que la grabación en sí.

Tuve ciertos problemas con el kit de batería. Éste, obviamente, estaba puesto a la manera de Misanthate, y yo me moví un poco los toms y los platos, pero usé su doble pedal, el cuál era demasiado blando para mi gusto. Pero, en cuanto ordené todo un poco, dije a Txerra… «Go, bitch».

Por supuesto, grabé sin claqueta ni nada. No ensayé y me lo improvisé todo. Sólo parábamos cuando mis cagadas eran demasiado extremas, pero si no, seguíamos como si nada. Así que me grabé los cuatro temas que tenía pensado en menos de una hora de sesión de grabación. A lo loco. Fue gracioso, porque Txerra no supo qué cobrarme y no me cobró nada, jaja… ¡Gracias, majo!

Me llevé las pistas a Madrid y desde mi casa grabé el resto. Usé el V-Amp II de Behringer, que es un poco mierda, pero bueno, no tenía otra cosa en aquel momento. Yo venía usando hasta hacía poco una pedalera BOSS ME-10, que le compré a Jorge (Broken Spell, Seven Days) que era la hostia. Pero la hija de puta decidió dejar de funcionar poco antes.

Mientras iba componiendo y grabando, me daba cuenta de los fallos de tiempo y la cantidad de errores que había en la sección rítmica, pero bueno… Ya tarde, ¿no? El caso es que grabé de todo en estos temas. No sólo guitarras y bajos, sino también whistles, toms extras, teclados, guitarras acústicas… Y por supuesto las voces, las cuales fueron a varios registros.

Hice un trabajazo a la hora de mezclar estos temas en los Khazad-Dûm Studios, pues arreglé la mayoría de fallos. Todos los que pude, dados mis conocimientos en ese momento. Evidentemente, los fallos de ejecución y tempo eran imposibles de arreglar.

«Enemy of Weakness» es una grabación ponzoñosa, pero que me tomé más en serio a nivel lírico y filosófico. Con Hrizg, no hablo de paganismo como tal, como puedo hacer con Briargh, sino de mi visión oscura de las cosas, mi odio y repugnancia sobre hechos y acciones, sobre otras personas que me han tocado los cojones en la vida, sobre esta sociedad de mierda y de cómo me afecta, sobre ocultismo, negatividad, etc.

El sello que editó el primer disco, Wraith Productions (USA), me ofreció editar esto en vinilo junto al grupo norte americano Satanic Supremacy. Me puse a trabajar en la portada, pero no sé qué pasó, que al bajista le metieron en la trena y teníamos que esperar. Cancelé la edición y hablé con Final Embrace Records para editarlo en cassette en split junto a la banda griega Mortuus Caelum. Al final sacaron 300 copias, si no recuerdo mal, que creo que se movieron bastante rápido.

También hablé con Labaru Films para la realización del videoclip del tema «Si vis Pacem Parabellum», que creo rodamos en un par de días de noviembre de 2007. Una localización fue en Galizano, o por ahí, y la otra en el bosque de Ucieda. Como anécdota graciosa, decir que en ese momento habían venido Necroseheiim (The Art of Blasphemy, Gloom) y su pareja de entonces a pasar el finde a Santander, a mi casa y le usé como «extra» en el videoclip. Hay una parte en la que imito «La Piedad», y él hace de Jesucristo. Somos unos artistas…

Con el tiempo, se me ocurrió hacer una remasterización y editarla en cassette y digital a través de Morbid Shrine Productions, que podéis escuchar en streaming (o bien comprarla en digital, ya que la edición física se agotó hace bastante) aquí.

Así pues, ésta es la historia, a grandes rasgos, de cómo se grabó «El Enemigo de la Debilidad».

Cuántas historias se conocen de tal lugar de perdición. Un vórtice tenebroso, lleno de maldad y porquería humana. Cuna de batallas roleras, alaridos satánicos y hordas infectas de orcos borrachos. Ese lugar existió en nuestro mundo, en un ahora barrio de Santander. Era la Nave de Monte.

La verdad es que no recuerdo cuándo se alquiló la famosa Nave de Monte (sí, con mayúsculas y en negrita). Pero, según creo recordar, era una nave-almacén del padre de Varkhen (Hrizg, Fatal Portrait, Bittencross, Korzo), que apenas usaba y que nos cedió para ensayar a cambio del pago de su alquiler, obviamente.

Aquí empezaron a ensayar los Fatal Portrait, una banda de Black Metal que justo ese año habían empezado a hacer ruido, tras la disolución de su antigua banda Finis Africae (Thrash/Death Metal). Por cierto, nunca entendí que un grupo se llamara Finis Africae, pero bueno, lo dice alguien que pone los nombres más extraños a sus proyectos, así que… continuemos.

 

Chus, batería de Gathering Darkness, haciendo el cabra en algún momento de 1999.

La transformación a Fatal Portrait ocurrió en 1998, justo cuando nacieron los Gathering Darkness quienes también entraron a la Nave, seguidos de Moonshine, que nos habíamos cambiado de local. Hasta ese momento, Moonshine ensayábamos en el desván de la casa de los padres de Fernando (guitarrista), pero pensamos que compartir local con éstos nos vendría mejor. Joder… ¡Y tanto! Es más, ya se usaba de antes y, me suena, que los inicios de Wayne también estuvieron por esos años. Así que fácilmente pudo estar en vigor desde un par de años antes, tranquilamente. Pero la época que nos interesa es la de 1998 en adelante. Así, porque lo digo yo.

La Nave de Monte era muy grande. Estaba adosada a otra y era muy gracioso porque ésta otra era «La Granja del Pony». Un lugar muy cuqui en el que los chavalillos y chavalillas montaban en los susodichos. No sé si había caballos también o qué hostias, pero allí tenían un cerco donde daban vueltas. Este detalle parece no tener importancia, pero esto hacía que el entorno fuera algo más absurdo. Además, cuando ensayábamos alguna mañana, nuestro puto ruido les molestaba y siempre había que parar un rato para que los bichos no se encabritaran. Aunque, en realidad, los que creo que se encabritaban eran los dueños.

Monte ahora es un barrio de Santander. En aquellos tiempos igual era un pueblo, no estoy seguro. El caso es que ahora todo eso está bien comunicado, asfaltado y tal, pero para llegar allí, teníamos que caminar bastante. Nadie teníamos coche y era un buen trecho entre campos, alguna casa de gitanos, un túnel bajo la carretera (que parecía la madriguera de alguna criatura infecta) y así hasta llegar al lugar. A veces era tan pintoresco que ni el puto Frodo habría pasado por ahí, pero éramos unos valientes.

La construcción era bastante vieja y no estaba nada cuidada. Por dentro era diáfano, pero había una pequeña oficina cerrada, que creo que nunca se usó, y un baño. Lo del baño merece capítulo aparte, pues al principio guay, pero al poco aquello era una inmunda cloaca de mierda, meaos, cartones mojados, botellas vacías y las arañas más grandes que he visto en mi puta vida.

Yo, riéndome como un subnormal por algún motivo random.

El espacio que usábamos estaba compartimentado en varias partes, coronadas cada una por una batería y algunos amplificadores. Lógicamente, los perros de Fatal Portrait se quedaron la mejor sección y el resto del local lo dividimos entre el resto. Era común entrar un día para ensayar y ver otra batería montada, porque resultaba que había entrado otra banda que al mes se piraba, o cosas así.

Allí hubo unos ensayos brutales, de las bandas antes citadas y otras que emergieron, como Hearse (Black Metal), Elder’s Cry (Pagan Metal), Stygian (Heavy/Thrash Metal), otros proyectos de fin de semana y fijo que me dejo más. Pero lo realmente jodido eran las fiestas que nos pegábamos ahí.

La Nave de Monte vio cómo nos juntábamos un montón de chavales, armados de litros hasta las cejas, que se ponían a beber como trolls cualquier día de la semana. Los fines de semana ya eran el Horror. Cada poco tiempo, se formaba una montaña de basura tal que teníamos que meter -literalmente- un contenedor de basura de la calle (lo cuál ya era una proeza, porque estaba a tomar por culo, imaginaos la estampa) e introducir la mierda a palazos. Tan cerdos éramos que nadie era capaz de guardar las botellas en una bolsa y tirarla después. Las íbamos acumulando hasta que la cosa era demasiado exagerada.

Los que generalmente la liábamos siempre, éramos los Gathering Darkness y yo. Normalmente, se nos sumaban otros colegas pero, de los que allí ensayábamos, nosotros éramos los más fieles. El resto iban de cuando en cuando. Nosotros siempre.

Recuerdo peña pegarse, mear y vomitar por la zona… una gran rata (Marisona), que hacía acto de presencia de vez en cuando… Las putas mega-arañas aquellas… discusiones absurdas por la música… Allí pasaba de todo.

En una noche muy etílica, a Chus (batería de Gathering Darkness) le dio por destrozar su propio kit de batería, sobre el cuál algunos saltábamos haciendo mosh (y dándonos unas hostias buenas). También recuerdo a alguien dormido etílicamente sobre la montaña de basura, pero no recuerdo quién era.

Yo tocando la batería de Chus, y éste haciendo algo que no sé qué es.

Ese mismo año, a Bile (bajista de Gathering Darkness y luego de Eldereon) y a mi nos dio por beber San Miguel. ¿Por qué? Pues porque daban puntos canjeables por cosas. En cuestión de dos o tres semanas, sacamos los suficientes puntos para pillar un polo, dos gorras, una bandeja, un paraguas, unas gafas de sol… pero… ¿Para qué?  Pues qué más da, porque sí.

A todo esto, ensayábamos y éramos muy productivos. Gathering Darkness debutaron con Karonte en diciembre de ese mismo año y nosotros estuvimos dando conciertos con Moonshine, mientras que Fatal Portrait llegaron a grabar y todo. Eso sí, el resto de proyectos que formábamos no pasaban de algunos ensayos.

En esa nave llegamos incluso a jugar partidas de rol. Era un descojono, porque empezábamos la partida -al RuneQuest, normalmente- sobre las 16:00 de la tarde, con toda nuestra buena intención, pero con litros. Así que era gracioso ver cómo la peña se iba tajando sin saberlo, pues no era una actividad que asociaras al beber. Intentábamos mantenernos cuerdos, pero tras cuatro horas de beber sin parar, sentados y en calma, nos dábamos cuenta de que estábamos con un pedo del quince. Emitíamos frases inconexas que yo intentaba entender, o tiraban los dados a tomar por culo, como si fuera lo más normal, o nos inventábamos situaciones en la partida de lo más inverosímiles. Aquí habría dado grandes momentos de inspiración a Stephen King o incluso a David Lynch… o no, tal vez no…

Que alguien me explique esto…

Y esas Nocheviejas… Aquello no tenía nombre. Ahí sí que nos congregábamos todos los grupos, con colegas, parejas, etc. Menudo hervidero de inmundicia mental. Peña tirada, humo, basura, risas, música, mucho ruido, cristales rotos, vómitos, discusiones… La más memorable fue la última, el último día de la nave. Cuando teníamos que dejarla ya, pues vencía el contrato. Esa Nochevieja fue la hostia. Rompimos todas las botellas que allí teníamos contra la pared, destruimos todo. También tiramos las botellas de nuestra colección de San Miguel. Esas que nos hizo ganar tantos «premios» a Bile y a mi. Hasta un televisor que había por ahí. Titiboy, un colega, tiró una botella que hizo carambola y terminó jodiendo el lavabo del baño. Ríos, el bajista de entonces de Fatal Portrait, se cayó sobre los cristales rotos. Una gran despedida. Nos faltó prender fuego a algo. La cuestión es que no recuerdo si fue la Nochevieja de 1999 al 2000, o la del año siguiente.

Así que nada, cada uno tiró por un lado después, aunque Gathering Darkness y Moonshine volvimos a coincidir en el 2001 en un local, pero ya no era lo mismo. Ni parecido.

Texto por Erun-Dagoth.
Imágenes cedidas por Bile.

Los 90s fueron una puta locura en cuanto a proyectos se refiere. Cada fin de semana creábamos uno que no duraba demasiado. Cuando aquello, todos éramos estudiantes y nos sobraba el tiempo. Lástima que no tuvieramos equipo para grabar, que si no…

En los 90s teníamos la manía de ir a privar a la playa. Todos los fines de semana, religiosamente, íbamos al supermercado a coger nuestros litros. En aquellos tiempos cabe recordar que no había móviles, pero mágicamente, salíamos de casa (sin previo aviso) y nos encontrábamos en el súper en el tramo de las 18:00 a las 20:00 horas. Íbamos llegando poco a poco, nos poníamos a hablar de música o de chorradas, iban llegando otros, y otros… y cuando creíamos oportuno, entrábamos a comprar el avituallamiento.

Una tarde cualquiera, debía ser verano, de 1998 nos reunimos un montón de peña, solíamos hacer hogueras en invierno, que era más true, pero en verano molaba porque venía más gente. Los litros y las anécdotas o conversaciones filosóficas se iban viniendo entre risas, algún que otro vómito y farfulleos varios. Era muy normal que en esos momentos nos creáramos proyectos musicales acordes a las necesidades que creíamos tener en ese momento. La exaltación del alcohol, ya se sabe. Teníamos la ventaja de que ensayábamos todos en la misma nave. Un lugar infecto y enorme donde no sólo ensayábamos, sino que pasábamos todo el día hablando de música, haciendo fiestas, jugando al rol… Había varios grupos, entre ellos Moonshine (Black/Death Metal), Gathering Darkness (Death/Doom Metal), Fatal Portrait (Black Metal) y Hearse (Black Metal). En algún momento creo que hubo alguno más, pero ahora no me acuerdo.

Más adelante hablaré de Elder’s Cry o la génesis de CrystalMoors, que por ahí anduvieron también los cimientos, pero me está llevando bastante tiempo recopilar todos los datos para hacer algo decente.

Un fin de semana cualquiera, nos reunimos con nuestro clásico ritual botellonero y, cuando estábamos ya en la playa, empezamos a mezclar el calimocho y otros brebajes. Hacía una noche muy buena y empezamos a hablar de bandas como Slayer, Sepultura, etc. Nos calentamos y dijimos que queríamos hacer un proyecto de Thrash/Death Metal bestia y sucio. Ese sábado dio para mucho. El grupo empezó siendo un cuarteto no muy definido, como podéis ver en la foto principal, pero se conoce que a lo largo de la tarde llegaron más colegas y nos dimos cuenta de que uno de la formación original no tenía ni puta idea de tocar ningún instrumento, así que hubo cambios, por supuesto.

Algunos de los que se sumaron fueron Mon y Chus (ambos de Gathering Darkness en aquella época) y nos dimos cuenta de que podíamos hacer algo guapo. Nos calentamos la cabeza (y el morro) y nos pusimos a aventurar nombres. Bile (bajista y el que ha cedido estas fotos de su extensa colección bizarra de la época), ha comentado de que ese mismo sábado nos llamábamos Necromeation Evisceration, pero yo tengo recuerdos de que finalmente lo llamamos BIOlence, o algo así.

Al día siguiente hubo una resaca brutal, pero nos fuimos a hacer el primer y único ensayo de Necromierdas, o como se llamara al final este proyecto. Recuerdo que hicimos dos temas y pensamos que sonaban potentes de cojones, que teníamos que repetir el ensayo. Pero no lo repetimos nunca más y ahí se quedó la cosa. Uno de esos muchos grupos de fin de semana, como ya digo.

La formación quedó en ésta: Mon (Gathering Darkness, Zen) guitarra, Bile (Gathering Darkness, Eldereon) bajo, Chus (Gathering Darkness, Selaphiel), Rubén (Undernoise) a la otra guitarra y yo, supongo que a la voz solista.

Una sesión de fotos muy seria. De izquierda a derecha: Bile, Erun-Dagoth, Chus, Mon y Rubén.