Entradas

A principios del año 2002 nació Bagronk, un proyecto de Dark Dungeon Music muy épico que apenas moví y, sin embargo, tuvo una repercusión considerable, a pesar de la poca gente que lo conoció. Aquí narro su historia que, como no podía ser de otra manera, no es muy ortodoxa.

Para empezar, debo hablar antes de Daemonlord (aka Demonlord). Después de la demo de Moonshine «Remembrance» (1999), Kepa (el integrante encargado de la música) contactó conmigo para que fuera su vocalista, ya que le había gustado mi trabajo vocal. Después de un par de demos, un split y demás, llegó la hora de grabar el primer álbum de dicha banda. Yo solía hacer música con el ordenador también, y ya desde 1997. Rollos musicales que eran de distinto pelaje, desde chiptune y otra música de videojuegos, a instrumentales para las demos de mis otros proyectos. El caso es que me pidió que me currara alguna intro para el disco y ciertos temas. Así que a ello me puse.

Yo no contaba con que era el año 2002 y las películas de El Señor de los Anillos (siempre he sido un gran fan del rol y la lectura de fantasía épica, sobretodo, de Tolkien) me habían dejado una profunda mella con su banda sonora. También he sido numerosas veces un fan declarado de la película Conan el Bárbaro y su impresionante banda sonora, en la que Basil Poledouris hacía el mejor trabajo de su vida, en mi opinión. El concepto de Daemonlord no es épico, sino satánico e impío y todo lo que me salía era de carácter épico, medieval, fantasía… Así que, mientras hacía unas cuantas canciones, se las iba enviando a Kepa. Pero claro, no cuajaban con nuestro concepto y rápidamente las desechábamos.

Al final pude hacer algo, pero para ello, compuse un montón de canciones de Dark Dungeon Music, que no sabía qué hacer con ellas o dónde ubicarlas. Con el tiempo, muchos de esos temas los fui usando para dar una dimensión más épica a proyectos míos como Hrizg y Briargh.

Durante ese mismo 2002, le compré a Gothmog (CrystalMoors, Moonshine, Bittencross, Noesis) su sintetizador Yamaha Cs2X, que estaba de puta madre e iba de cojones para hacer ese estilo con sus sonidos más noventeros. Durante ese tiempo, fui pensando en nombres. Claro está, influenciado por J. R. R. Tolkien de nuevo, como no podía ser de otra manera. Fui barajando Helevorn, Thangorodrim, Gorthol… Pero al final me quedé con Bagronk, puesto que no estaba en uso y era más original. Significa pozo negro o foso de excrementos en idioma orco. Muy épico y poético, ¿verdad? jajaja

Reuní todos los temas y confeccioné una demo. Hice la portada rancia que veis, la titulé «The Quest» y lo dejé en el disco duro de mi ordenador. Realmente no recuerdo bien si lo moví entre discográficas pero imagino que no, pues todos mis contactos de aquella época eran de sellos de Metal Extremo.

Ubiqué dos o tres temas en el primer disco de Hrizg «Oaken Path of Grief«, y de pronto, los alemanes Black Hate Productions me escribieron para hacer la edición en vinilo de ese disco en 2007 y de paso proponerme editar un CD completo de Bagronk si hacía más temas, ya que la duración de todo no sé si llegaba a los 25 minutos.

Con este nuevo incentivo, me puse a escuchar música, leer libros y ver películas de nuevo. Todo era buena influencia, pues para hacer música épica en un instrumento que no domino, necesito ciertos apoyos creativos. Al final me salieron 15 ó 20 minutos más. Lo que creía podía ser una duración interesante para un disco. Pero claro, cuando los hice en 2002 usé unos samplers y sonidos que ya no tenía en 2007, así que los temas los hice con sonidos diferentes, pero que eran prácticamente iguales. Hablé con Abigor Mugerza para hacer una portada y redibujar el logotipo (el que veis encabezando el artículo es obra suya). Me curré un diseño para edición en digipack y se lo envié al sello.

Cual fue mi sorpresa cuando el subnormal de su dueño me escribió para decirme que los temas nuevos no eran tan buenos y que no iba a editar el CD. Así… a pelo y sin vaselina. Así que nada, me cagué en sus muertos y le dije que cancelaba su puto vinilo de Hrizg. A tomar por culo.

Con el tiempo, Abigor Mugerza redibujó la portada y la usé para la recopilación de demos en CD de Briargh, titulada «Ebro». Varios de los temas los fui usando, como ya he comentado, para otras ediciones de Hrizg o Briargh y, bueno, las que no he usado, las podéis escuchar en Bandcamp e incluso descargarla gratis.

Hoy en día, confinado gracias al COVID-19, al no tener ninguna guitarra a mano, me he puesto de nuevo a trastear estos sonidos oscuros y épicos. Después de tanto tiempo con esto aparcado, me he decidido a diseñar sonidos y pasajes que puedan conformar otro trabajo de Bagronk. No sé si le daré una vida como a otros proyectos, pero desde luego, sí quiero hacer un álbum más completo. Contar una historia con su inicio y su final.

BAGRONK – The Quest [demo 2006] by Bagronk

Hails,

In 2002 I created Bagronk, a Dark Dungeon Music project. I recorded some songs that were recorded under the name of «The Quest». It was never released officially, but now you can download it for free via Bandcamp.

Meanwhile, I am creating new stuff for first time in 14 years.

Enjoy!