Entradas

Cuántas historias se conocen de tal lugar de perdición. Un vórtice tenebroso, lleno de maldad y porquería humana. Cuna de batallas roleras, alaridos satánicos y hordas infectas de orcos borrachos. Ese lugar existió en nuestro mundo, en un ahora barrio de Santander. Era la Nave de Monte.

La verdad es que no recuerdo cuándo se alquiló la famosa Nave de Monte (sí, con mayúsculas y en negrita). Pero, según creo recordar, era una nave-almacén del padre de Varkhen (Hrizg, Fatal Portrait, Bittencross, Korzo), que apenas usaba y que nos cedió para ensayar a cambio del pago de su alquiler, obviamente.

Aquí empezaron a ensayar los Fatal Portrait, una banda de Black Metal que justo ese año habían empezado a hacer ruido, tras la disolución de su antigua banda Finis Africae (Thrash/Death Metal). Por cierto, nunca entendí que un grupo se llamara Finis Africae, pero bueno, lo dice alguien que pone los nombres más extraños a sus proyectos, así que… continuemos.

 

Chus, batería de Gathering Darkness, haciendo el cabra en algún momento de 1999.

La transformación a Fatal Portrait ocurrió en 1998, justo cuando nacieron los Gathering Darkness quienes también entraron a la Nave, seguidos de Moonshine, que nos habíamos cambiado de local. Hasta ese momento, Moonshine ensayábamos en el desván de la casa de los padres de Fernando (guitarrista), pero pensamos que compartir local con éstos nos vendría mejor. Joder… ¡Y tanto! Es más, ya se usaba de antes y, me suena, que los inicios de Wayne también estuvieron por esos años. Así que fácilmente pudo estar en vigor desde un par de años antes, tranquilamente. Pero la época que nos interesa es la de 1998 en adelante. Así, porque lo digo yo.

La Nave de Monte era muy grande. Estaba adosada a otra y era muy gracioso porque ésta otra era «La Granja del Pony». Un lugar muy cuqui en el que los chavalillos y chavalillas montaban en los susodichos. No sé si había caballos también o qué hostias, pero allí tenían un cerco donde daban vueltas. Este detalle parece no tener importancia, pero esto hacía que el entorno fuera algo más absurdo. Además, cuando ensayábamos alguna mañana, nuestro puto ruido les molestaba y siempre había que parar un rato para que los bichos no se encabritaran. Aunque, en realidad, los que creo que se encabritaban eran los dueños.

Monte ahora es un barrio de Santander. En aquellos tiempos igual era un pueblo, no estoy seguro. El caso es que ahora todo eso está bien comunicado, asfaltado y tal, pero para llegar allí, teníamos que caminar bastante. Nadie teníamos coche y era un buen trecho entre campos, alguna casa de gitanos, un túnel bajo la carretera (que parecía la madriguera de alguna criatura infecta) y así hasta llegar al lugar. A veces era tan pintoresco que ni el puto Frodo habría pasado por ahí, pero éramos unos valientes.

La construcción era bastante vieja y no estaba nada cuidada. Por dentro era diáfano, pero había una pequeña oficina cerrada, que creo que nunca se usó, y un baño. Lo del baño merece capítulo aparte, pues al principio guay, pero al poco aquello era una inmunda cloaca de mierda, meaos, cartones mojados, botellas vacías y las arañas más grandes que he visto en mi puta vida.

Yo, riéndome como un subnormal por algún motivo random.

El espacio que usábamos estaba compartimentado en varias partes, coronadas cada una por una batería y algunos amplificadores. Lógicamente, los perros de Fatal Portrait se quedaron la mejor sección y el resto del local lo dividimos entre el resto. Era común entrar un día para ensayar y ver otra batería montada, porque resultaba que había entrado otra banda que al mes se piraba, o cosas así.

Allí hubo unos ensayos brutales, de las bandas antes citadas y otras que emergieron, como Hearse (Black Metal), Elder’s Cry (Pagan Metal), Stygian (Heavy/Thrash Metal), otros proyectos de fin de semana y fijo que me dejo más. Pero lo realmente jodido eran las fiestas que nos pegábamos ahí.

La Nave de Monte vio cómo nos juntábamos un montón de chavales, armados de litros hasta las cejas, que se ponían a beber como trolls cualquier día de la semana. Los fines de semana ya eran el Horror. Cada poco tiempo, se formaba una montaña de basura tal que teníamos que meter -literalmente- un contenedor de basura de la calle (lo cuál ya era una proeza, porque estaba a tomar por culo, imaginaos la estampa) e introducir la mierda a palazos. Tan cerdos éramos que nadie era capaz de guardar las botellas en una bolsa y tirarla después. Las íbamos acumulando hasta que la cosa era demasiado exagerada.

Los que generalmente la liábamos siempre, éramos los Gathering Darkness y yo. Normalmente, se nos sumaban otros colegas pero, de los que allí ensayábamos, nosotros éramos los más fieles. El resto iban de cuando en cuando. Nosotros siempre.

Recuerdo peña pegarse, mear y vomitar por la zona… una gran rata (Marisona), que hacía acto de presencia de vez en cuando… Las putas mega-arañas aquellas… discusiones absurdas por la música… Allí pasaba de todo.

En una noche muy etílica, a Chus (batería de Gathering Darkness) le dio por destrozar su propio kit de batería, sobre el cuál algunos saltábamos haciendo mosh (y dándonos unas hostias buenas). También recuerdo a alguien dormido etílicamente sobre la montaña de basura, pero no recuerdo quién era.

Yo tocando la batería de Chus, y éste haciendo algo que no sé qué es.

Ese mismo año, a Bile (bajista de Gathering Darkness y luego de Eldereon) y a mi nos dio por beber San Miguel. ¿Por qué? Pues porque daban puntos canjeables por cosas. En cuestión de dos o tres semanas, sacamos los suficientes puntos para pillar un polo, dos gorras, una bandeja, un paraguas, unas gafas de sol… pero… ¿Para qué?  Pues qué más da, porque sí.

A todo esto, ensayábamos y éramos muy productivos. Gathering Darkness debutaron con Karonte en diciembre de ese mismo año y nosotros estuvimos dando conciertos con Moonshine, mientras que Fatal Portrait llegaron a grabar y todo. Eso sí, el resto de proyectos que formábamos no pasaban de algunos ensayos.

En esa nave llegamos incluso a jugar partidas de rol. Era un descojono, porque empezábamos la partida -al RuneQuest, normalmente- sobre las 16:00 de la tarde, con toda nuestra buena intención, pero con litros. Así que era gracioso ver cómo la peña se iba tajando sin saberlo, pues no era una actividad que asociaras al beber. Intentábamos mantenernos cuerdos, pero tras cuatro horas de beber sin parar, sentados y en calma, nos dábamos cuenta de que estábamos con un pedo del quince. Emitíamos frases inconexas que yo intentaba entender, o tiraban los dados a tomar por culo, como si fuera lo más normal, o nos inventábamos situaciones en la partida de lo más inverosímiles. Aquí habría dado grandes momentos de inspiración a Stephen King o incluso a David Lynch… o no, tal vez no…

Que alguien me explique esto…

Y esas Nocheviejas… Aquello no tenía nombre. Ahí sí que nos congregábamos todos los grupos, con colegas, parejas, etc. Menudo hervidero de inmundicia mental. Peña tirada, humo, basura, risas, música, mucho ruido, cristales rotos, vómitos, discusiones… La más memorable fue la última, el último día de la nave. Cuando teníamos que dejarla ya, pues vencía el contrato. Esa Nochevieja fue la hostia. Rompimos todas las botellas que allí teníamos contra la pared, destruimos todo. También tiramos las botellas de nuestra colección de San Miguel. Esas que nos hizo ganar tantos «premios» a Bile y a mi. Hasta un televisor que había por ahí. Titiboy, un colega, tiró una botella que hizo carambola y terminó jodiendo el lavabo del baño. Ríos, el bajista de entonces de Fatal Portrait, se cayó sobre los cristales rotos. Una gran despedida. Nos faltó prender fuego a algo. La cuestión es que no recuerdo si fue la Nochevieja de 1999 al 2000, o la del año siguiente.

Así que nada, cada uno tiró por un lado después, aunque Gathering Darkness y Moonshine volvimos a coincidir en el 2001 en un local, pero ya no era lo mismo. Ni parecido.

Texto por Erun-Dagoth.
Imágenes cedidas por Bile.

Hails,

Just after to promote a bit more «Remembrance», the last Moonshine demo is now uploaded for it’s promotion. After of three years with no releases in Morbid Shrine Productions, I have decided to promote a bit more the digital releases. I am not sure if I will do physical releases. Not a good time for thinking in it now, but time will say.

For now, you can check the last demo of Moonshine «… Among Centuries (Thy Will be Done)», which was released by the Polish label Till You Fukkin Bleed Records in tape format.

Ahora, si quieres saber algo más del grupo y eres de habla hispana, te invito a visitar mi blog pinchando aquí.

Hails,

Now, you can get the old MOONSHINE demo by only 2€ in digital. This demo was out in 1999 and they did a mix of Black and Death Metal old school, with a lot of influence of Carnage, Dissection, Amorphis and much others.


Check the Bandcamp here.

Mucha gente que ha conocido Moonshine y a los implicados coincide en que ha sido nuestra mejor banda. Yo discrepo pero, por lo visto, este grupo genera una nostalgia muy especial. Me ha costado recopilar datos y tirar de memoria para hacer este reportaje a modo de homenaje, pero finalmente, aquí está. Es largo y reconozco que es un puto lío, pero bueno, como estamos todos en casa por el maldito coronavirus, igual alguno se aburre extra. Aquí tenéis para rato…

En el año 1996, estaba yo dando vueltas a la idea de crear un grupo que juntara las influencias que tenía en esa época como músico incipiente. En aquellos tiempos, estaba muy influenciado por bandas como Dissection, Unnanimated, Carnage, Dismember, Hypocrisy, Cardinal Sin, y todo ese rollo sueco Black/Death melódico. Pero también estaba muy metido en el Death Metal clásico americano y europeo, tales como Deicide, Vader, Malevolent Creation, o incluso Paradise Lost, Amorphis, Anathema, My Dying Bride… ¿Juntar todo en un sólo grupo? Aguántame el cubata…

De izquierda a derecha: Fernando (Faramir) y Sixto (Erun-Dagoth).

Ese mismo año conocí a Fernando (Faramir en CrystalMoors), quien tenía gustos muy similares a los míos. Le flipaban Anathema, Tiamat, Amorphis, God Forsaken y muchos más que, algunos, ni siquiera conocía yo. Rápidamente nos pusimos a componer y llegamos a hacer un repertorio completo entre él y yo. Una puta locura, puesto que él era guitarra y yo bajista-voz, así que los ensayos se sucedían sin batería, lo que a veces era un poco caos. Pero sin duda lo más caótico era que ensayábamos en el desván de Fernando, en su casa. Debo aclarar que ambos éramos menores de edad, y yo caminaba un buen trecho, bajo en mano, hasta coger una lancha que me llevaba al otro lado de la bahía. Una vez allí, Fer me iba a buscar en coche (sin carnet, claro) y me llevaba a su casa, pues vivía a unos 7 kms del apeadero. Unos chicos muy responsables, donde va a parar…

Durante ese mismo año, entré de bajista en Opposer, una banda que tenía su sede en Reinosa, sustituyendo a su anterior bajista Cosme (Cerebral Effusion). Un lugar bastante lejano para un adolescente, pero tenía tantas ganas de hacer una banda extrema que me daba igual. Por aquel entonces, Opposer practicaban un Thrash/Death Metal con bastante caña y me lo pasaba muy bien ensayando, saliendo de fiesta con ellos, etc.

Como ya he comentado en mi anterior «entrada», cuando eres joven el tiempo dilata mucho más. Y en ese mismo año, antes de que terminara, entré a formar parte también de Descomposición Orgánica como cantante. Una aberrante banda de Grindcore con algunas influencias del Death Metal rollo Cannibal Corpse y similares. Este hecho hizo que potenciara mucho la voz y pudiera tener un local de ensayo en el propio Santander, cosa que me vino bastante bien más adelante.

Llegamos al año 1997, Moonshine seguíamos siendo dos, pero en ocasiones, íbamos probando a otros músicos. Desde baterías a incluso cantantes, ya que cuando aquello no estaba yo muy seguro de llevar «la voz cantante» o centrarme en el bajo. Fernando llegó a comprarse una batería completa, y en ese momento nos turnábamos para hacer los ensayos más amenos. Pasábamos de la batería a la guitarra, o al bajo, o a la voz, indistintamente. También, no sé cómo, consiguió un cuatro pistas analógico y grabamos por primera vez, metiendo incluso teclados. Creo que hicimos un tema sólo, o tal vez dos. No me acuerdo bien y no sé ni dónde andará esa grabación.

Antes del verano, hablamos con Varkhen (Hrizg, Korzo, Fatal Portrait, Bittencross) para que nos grabara un tema como batería de sesión. Hicimos un ensayo y lo movimos por ahí, para que el nombre sonara un poco. No sé si tendré en algún cassette tal ensayo, pero por ahora está perdido.

Pero cuando eso, conocí a Micky, un chico de Madrid que tocaba la batería de puta madre. En ese mismo verano, fuimos al local de Descomposición Orgánica y ensayamos Fernando y yo con él algunos de los nuevos temas del grupo. Fuimos drásticos y desechamos todo el repertorio que ya teníamos comenzándolo desde cero. La razón fue que habíamos mejorado notablemente como músicos y los temas antiguos (ya ves… antiguos son de un año para atrás, ¡qué locura!) se nos quedaban un poco turbo mierder. Así que con Micky grabamos cuatro temas en un ensayo, del que podéis escuchar «Walking Through the Sky» (128 Kb/s):

Justo cuando finalizaba ese verano de 1997, Opposer se disolvía. En el seno del grupo de Campoo ocurrió una baja muy importante. El guitarra y cantante Héctor (actualmente en Carburo) decidió dejar el grupo para centrarse en otros proyectos, lo que hizo que el resto del grupo se desmoralizara hasta decidir su deceso. Así que, mientras el cadáver estaba aún caliente, actué rápido. Junté los restos de Opposer con lo que éramos Moonshine en ese momento y, por vez primera, el grupo ya estaba por fin completo.

Moonshine. De izquierda a derecha: Fernando, Iván (abajo), Jose y Sixto. Foto por Xtina 1997.

Comenzamos a ensayar como fieras. Adaptamos los temas  viejos que aún valían la pena y creamos muchos más. El concepto lírico también iba creciendo. Cuando aquello, ya me obsesionaban temas tales como el ocultismo, esoterismo, todo lo relacionado con UFO y lo que ahora se llama Ancient Aliens, civilizaciones antiguas, Sumeria… Una puta rallada. Establecimos como centro de operaciones el desván de la casa de Fernando y, desde allí, fuimos construyendo el grupo de una manera más estable.

Recuerdo esos años de manera algo difusa, pues era una locura y un constante ir y venir en bandas, proyectos, ir a conciertos, salir de fiesta… No obstante, paralelamente ya andaba grabando demos de CrystalMoors por mi cuenta, entre otras cosas.

Llegó el año 1998. Moonshine ya teníamos un repertorio y estábamos listos para debutar en directo. Ésto tuvo lugar en Reinosa, la localidad de Opposer, en un macrofestival que aglutinaba un montón de bandas de diverso pelaje. La fortuna hizo que tocáramos en el mejor momento con la mayor afluencia. Y fue flipante. A la peña le encantó. Tras una breve presentación de nuestro colega TTBoy (un mítico), salimos al escenario los Moonshine. En Cantabria no había nadie que hiciera nuestro estilo y fue muy bien recibido. Tengo el directo grabado en VHS, así que ya lo subiré cuando tenga un rato.

Concierto de Moonshine en Rock Beer the New, Santander. Foto por José (Odio Sonoro) 1998.

Ese mismo año dimos unos cuantos conciertos más. Algunos mejores y otros peores, todo hay que decirlo, puesto que las circunstancias hacían que no pudiéramos ensayar demasiado. En algún momento de ese año, grabamos otro ensayo. Aquí se puede oír el tema «Towards an Unavoidable Apocalypse» (128 Kb/s):

Después de todos estos acontecimientos, Iván decidió dejar Moonshine. Teníamos ya un repertorio que queríamos grabar, pero por temas personales y laborales, decidió dejarlo. Así que nos pusimos a buscar sustituto rápidamente.

A finales del año anterior yo había abandonado Descomposición Orgánica para entrar a formar parte de Undernoise quienes, a su vez en 1998, habían parado los ensayos. Así que para mi fue natural preguntarle a Valen (Undernoise, Lucifuego, Funebre Devastation) si quería formar parte de Moonshine, al menos como batería de sesión. La idea era grabar y, si salía algún concierto (como así sucedió) tocarlos. Aceptó y durante este año y el siguiente, Valen fue nuestro batería.

Lo creáis o no, como no tenía ni scanner, ni tablet (no sé si existían), ni nada, redibujé el logo con el Paint y el ratón. Todo un logro.

En octubre de 1999 vimos que ya teníamos un buen colchón económico como para ir al estudio y registrar por fin nuestra primera demo oficial. Así que nos fuimos a Pamplona a los míticos Sonido XXI, donde grabamos «Remembrance», después de varios ensayos, promos, etc. La grabación la hicimos todos a la vez, excepto por un par de arreglos de guitarra y la voz. Llevó sólo un día, dejando otro únicamente para la mezcla y mastering. Así quedó la mejor grabación que ha hecho nunca Moonshine. El tema es «Abomination» (128 Kb/s):

Justo después de la grabación, Valen decidió marcharse. En ese momento, nuestro anterior batería Iván estaba libre, por lo que le pedimos que volviera. Accedió y continuamos con él la presentación de la demo y la preparación de la siguiente.

Nos salieron bastantes conciertos por la región y por otros lugares, como Asturias, País Vasco, Madrid (junto a Marduk, Mystic Circle, entre otros)… Hubo mucho movimiento entre los años 1999 y 2000. A la gente le gustaba mucho esa mezcla de melodía y contundencia que teníamos. «Remembrance» se vendió razonablemente bien, para haber sido editada tan sólo como demo y movida por unos chavales sin experiencia. Uno de los temas que grabamos en el 2000, en un directo en Galizano, fue «Reincremation (Into the Hall of Wisdom)» (128 Kb/s):

Moonshine. De izquierda a derecha: Fernando, Jose, Sixto e Iván. Foto por Xtina 2000.

Tuvimos diversos cambios de local y llegamos a probar a una teclista que era muy buena en lo suyo. No era la primera vez que probábamos con los teclados, más allá de arreglos puntuales. Sonaba muy bien, pero el problema es que había ocasiones que la música perdía en crudeza y sonaba demasiado a Dimmu Borgir, o bandas similares.

Y por fin llegó el momento de grabar una nueva demo. Esta vez no teníamos dinero para ir a un estudio potente, así que se lo pedimos a Murderer, un colega con el que yo tenía algún otro proyecto musical, como Elderscry y Flowing Crimson, y que llegó a probar en Moonshine un tiempo más tarde. Así que armados con muchas ganas y tiempo muy limitado, hicimos en 2001 una demo que resultó ser una mierda. Pese a que «The Voice of the Elders» (así se tituló) gustó bastante entre la gente, los medios Underground y promotores, a nosotros no nos gustó nada. Quedamos profundamente decepcionados. También ocurrió que el listón estaba muy alto en cuanto a calidad de grabación con la anterior demo, pero nuestra limitación de tiempo, técnica, etc., hizo que sólo pudiéramos aprovechar unos pocos temas, de los cuales, he rescatado «Ancient Spirit’s Spectrum» (128 Kb/s):

Justo después de la grabación, Iván volvió a dejar Moonshine. Así que esta vez entró Gharador (CrystalMoors, Forestdome) para dar buena cuenta de los parches. En sólo dos semanas, ya dimos nuestro primer concierto con él, junto a Wormed y Goldenpyre en Santander. Tras este concierto, vinieron muchos más durante ese año, como con los colegas de Gathering Darkness, con los que tocamos en varias ocasiones. Casi cada fin de semana estábamos en alguna parte haciendo ruido.

Moonshine. De izquierda a derecha: Jose, Gharador, Fernando y Sixto. Foto por Xtina 2001.

En la segunda mitad de 2001, fuimos evolucionando el estilo a algo un poco más experimental y decidimos meter a Gothmog (CrystalMoors, Flowing Crimson, Bittencross) para hacerse cargo de los teclados y los samples. En esta ocasión, el actual sonido sí demandaba unos teclados más elaborados detrás. Realmente, el repertorio que estábamos componiendo era muy bueno, en mi opinión. Personalmente me da mucha rabia no haber podido dejar eso grabado y que se haya ido perdiendo. Se intentó. Volvimos a contactar con Murderer para grabar. Recuerdo que incluso registramos las baterías. Regrabamos algunos temas de «The Voice of the Elders» y temas nuevos pero, no sé por qué, no se llegó a terminar la grabación. Algo me suena de que el ordenador se petó pero, realmente, no lo recuerdo bien.

De todos modos, yo seguía en contacto con los zines de la época, sellos y otros maníacos. Uno de ellos, Dark Pressage zine me comentó que iba a convertirlo en sello y quería editar algo de Moonshine, ya que le gustaba mucho. Así que me curré una remasterización de «Remembrance» y «The Voice of the Elders», Fernando hizo un diseño muy guapo, y se lo enviamos, bajo el título de «Remembrance II», que saldría a lo largo del 2002.

Durante el año 2002, el sonido habría ido a algo un poco distinto y sentí la necesidad de cambiar el nombre de Moonshine por el de Eldereon. Virtualmente, seguía siendo lo mismo. Con sus evoluciones e involuciones, pero continuaba siendo el mismo grupo que en 1996.

Después de un concierto con ese nombre, Fernando decidió abandonar el grupo por diferencias musicales. Poco después, Jose también lo dejó. A mí me entró una pereza enorme tener que buscar nuevos sustitutos, enseñarles el repertorio, etc., así que simplemente le puse punto final para centrarme en otro proyecto que tenía, convertido en banda ya, llamado CrystalMoors. Así que sí, junté lo que quedaba de Moonshine, añadí dos músicos más, y CrystalMoors estaba completado. A su vez, también creé Forestdome junto a Uruksoth y Gharador.

Pasaron casi diez años para que volviéramos a retomar el proyecto donde se dejó. En 2009 Iván, Jose y yo estuvimos haciendo un poco de ruido en el local de ensayo hasta que decidimos volver con el proyecto, pues todo lo que componíamos, sonaba a Moonshine. Y, ¿sabéis qué pasó? Seeeeh… Iván, el muy cabrón, volvió a dejar el grupo jajaja… Hablamos con Varkhen nuevamente (Hrizg, Korzo, Fatal Portrait, Bittencross) y con Kerkvs (CrystalMoors), para que completaran la formación. En batería y guitarra respectivamente. Y la cosa salió bastante bien durante un tiempo, componiendo temas nuevos y preparándonos para grabar y para tocar en directo.

Moonshine. De izquierda a derecha: Kerkvs, Varkhen, Sixto y Jose. Foto por Emalaith 2011.

Volvimos a los escenarios en diciembre 2011, donde se reunió mucho nostálgico y sangre nueva, pero al final, cuando estábamos a punto de entrar al estudio, Varkhen decidió dejar el grupo por motivos personales. Mientras esto sucedía, editábamos «Remembrance» de nuevo en CDr, en digipack, a través de Morbid Shrine Productions.

Como se puede ver, Moonshine nunca hemos tenido suerte con la estabilidad de la formación, sin embargo, no tiramos la toalla y decidimos grabar la última demo hasta la fecha, que se tituló «Among Centuries (Thy Will be Done)», en 2012. En esta ocasión, me encargué yo de las baterías también, y lo grabé con mi propio equipo en los Khazad-Dûm MugreStudios. En dicha demo, incluimos un par de temas grabados a parte, en otras sesiones de prueba, y finalmente salió editado por los polacos Till you Fukkin Bleed Records, en formato cassette. A continuación se puede escuchar «Thus Transmitted the Havoc Orb» (256 Kb/s):

Moonshine. De izquierda a derecha: Jose, Sixto y Kerkvs. Foto por RFH Photography 2013.

Así que en algún momento de 2012 y 2013, Moonshine cesó sus actividades por segunda vez. Hasta ahora, no ha habido ninguna intención de retomar el grupo. Algún comentario, alguna idea… Pero cosas vagas y conversaciones etílicas en las que cualquier cosa es posible. Por supuesto, si alguna vez se retoma, es seguro que este será el portal oficial en el que se de la noticia. Pero no hace falta que estéis atentos…

Más info en Encyclopaedia Metallum.

Entrevista en Noche de Rock de la época de «Remembrance».