Goyo, un viejo amigo, me ha dado una alegría por partida doble. Tenía una cinta que aglutinaba dos proyectos que tuvimos juntos. Uno de Death Metal y otro de un atroz Black Metal/Grindcore (Belfegor, del que ya hablé). Hoy hablaré del de Death Metal, pues lo considero mi auténtico primer grupo ya que fue anterior. Este grupo fue Consciousness Remains.

Corría el año 1994 y yo era un adolescente imberbe cuya melena aún no llegaba ni a los hombros pero estaba hambriento por adentrarme en mi nueva obsesión: la música. El año estaba finalizando y Goyo (Wayne), un colega que tocaba la guitarra de puta madre, me dijo de montar un grupo, o unirme como vocalista a uno que estaba montando… no recuerdo bien. Fuimos barajando ideas y estilos. A los dos nos gustaba el Death Metal, y parecía que era clara esa dirección, pero él quiso introducir también algún riff más thrasher, lo cuál generaba ciertas discrepancias, pues yo quería sonar jodidamente oscuro y brutal. En esos días flipaba con grupos como Deicide, Cannibal Corpse e Hypocrisy, y además quería añadir rollos más a lo primeros Paradise Lost o My Dying Bride. Meter riffs en un estilo tipo Sepultura en esa ecuación no me parecía que encajara bien y me cortaba un poco el rollo. Ahora sé que depende de cómo se haga puede quedar de lujo, pero dados mis nulos conocimientos técnicos a la hora de hacer música que tenía por esa época, no se me ocurrió. De hecho, aunque en 1994 ya chapurreaba alguna cosa con las seis cuerdas, no fue hasta el año siguiente que empecé a tocarla más en serio.

Ya nos adentramos en 1995, e íbamos barajando varios nombres. A mí sólo se me ocurrían mierdas muy viscerales sin mucho trasfondo, así que probablemente hubo varios nombres antes del que dejamos. No lo recuerdo bien. Necesitábamos cubrir el puesto de segundo guitarra, así que Goyo llamó a su amigo de la infancia Antón, mientras que yo (que hacía poco que había empezado clases de guitarra en una academia) hablé con un compañero, Pelayo (Wayne, Lacta Moloko), que tocaba el bajo de puta madre y también le gustaban los géneros y bandas antes citadas.

El grupo estaba ya casi formado y tocaba establecer un nombre. Goyo aportó Consciousness Remains y, a falta de nada mejor por parte del resto, así lo llamamos. Ahora caigo en el fallo… La idea era llamarse «Desechos de la Conciencia», pero tal como lo escribimos, significaba «La Conciencia Prevalece», lo cuál viene a ser lo contrario de lo que queríamos transmitir. Vaya panda…

De izquierda a derecha: Goyo y yo, en algún momento de 1994.

Comenzamos a ensayar ya en ese mismo año en el garaje de Pelayo y allí hacíamos versiones de grupos tan dispares como Pestilence, Fear Factory, Paradise Lost, Nail Bomb, Brujería, Sepultura… así, para cubrir todo el espectro de gustos. De todos modos, todavía faltaba un batería. Mientras hablábamos con Sami (Varkhen de Fatal Portrait, Bittencross, Korzo, Hrizg…), el padre de Pelayo decidió que éramos unos mangurrianes sin futuro y muy ruidosos y nos largó de su garaje.

Como anécdota, recuerdo subir a casa de Varkhen, a quien sólo conocía de conciertos locales, y ver que tenía su kit de batería montado en su habitación. Allí practicaba, para pesar de sus vecinos. No recuerdo de qué hablábamos, pero supongo que de música, tías (hay que recordar que éramos adolescentes), ensayos o tal, pero nos mostró cómo sonaba un plato que se había comprado y le dio un hostiazo que me pegó un susto de cojones. Le convencimos para que se uniera al grupo, así que la formación ya estaba cerrada.

¿A que no sabéis donde nos fuimos a ensayar? Sí, a la grandiosa y mítica Nave de Monte. Allí nos estrenamos ese mismo año y estuvimos ensayando mucho durante esos meses. Todo lo que pudimos, porque de hecho, no teníamos apenas equipo y era todo un poco horrible. No recuerdo que Antón ensayara mucho con nosotros y de pronto decidió dejar el grupo. Al poco, le siguió Pelayo.

Goyo, Varkhen y yo continuamos nuestros ensayos y, al ver que era harto difícil encontrar bajista, fui pensando en vender la guitarra y comprarme un bajo. Pero mientras tanto, seguía jodiéndome las cuerdas vocales con mi micrófono de mierda roto, un cable que falseaba y un ampli que debía ser de 30 Wats. Lamentable. No obstante, esto no evitó que pudiéramos grabar un ensayo, el cuál puede descargarse pinchando aquí. Luego, yo cogería el primero de esos temas y mediante un sofisticadísimo sistema de grabación casero a base de cassettes, me superpuse una segunda pista vocal. Una chanada, pero quería practicar en eso de grabar y mezclar. Dibujé varias versiones del logo, pero el único que he encontrado entre miles de viejos papeles, ha sido el ultra cutre que encabeza este artículo.

En la segunda mitad de 1995 yo había conocido a Jose (Opposer, Moonshine, Funebre Devastation) en la academia de guitarra y empecé a ensayar con él mi idea de Death Metal, la cuál llamamos Nekrom. Como sólo éramos él y yo, le comenté de unirse a Consciousness Remains como guitarrista, cosa que aceptó.

Así pues, ya estábamos completos. Habíamos entrado en el año 1996 y yo había cambiado mi guitarra por un bajo. Podíamos pues ponernos serios y, sin embargo, la cosa se jodió. Goyo había decidido hacer un estilo musical más desenfadado. A pesar de que le molara el Black y el Death Metal, él quería sonar más a Thrash Metal o, incluso, al emergente Nu Metal. Con este giro, hizo que tanto Jose como yo nos marcháramos del grupo. Por una parte, yo entré en Opposer como bajista, mientras que daba los primeros pasos con Moonshine, la reencarnación de lo que en inicio llamé Nekrom. Además, había entrado como vocalista en un grupo de Grind/Death Metal llamado Descomposición Orgánica, del que ya hablaré más adelante. Me suena que Pelayo volvió a la formación y estuvieron Consciousness Remains ensayando unos meses pero Varkhen se marchó para unirse a los thrashers Finis Africae (luego cambiarían de estilo y nombre por el Black Metal de los Fatal Portrait). Goyo y Pelayo disolvieron el grupo y metieron a Rober como batería para formar Lacta Moloko que, más tarde, serían conocidos como Wayne, volviendo un poco más al estilo rudo y contundente de los inicios.

Descarga la demo pinchando aquí
Puedes escuchar la demo/ensayo completa en YouTube

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *