Aviso que este artículo puede ser realmente largo y lioso. En el de Moonshine un colega comentó que parecía el Silmarillion con tanto ir y venir. Y no le faltaba razón, pues por algún motivo, rara vez la vida de un grupo en el que haya pertenecido ha sido lineal. Así que paciencia. He decidido dividir este extenso post en varias partes. Ahora hablaré de su génesis.

El nacimiento de CrystalMoors no lo tengo muy claro, si he de ser sincero. La biografía oficial dice que lo creé en 1995 y supongo que sea cierto, pues la escribí al poco de empezar a componer para este proyecto. Pero ahora, después de 25 años, me patinan los recuerdos y se me entremezclan. No obstante, intentaré ser lo más exacto y concienzudo posible.

CrystalMoors no se creó de la nada, no usé tampoco ese nombre y, por supuesto, no tuvo una dirección lógica de crecimiento. Al contrario que cualquier banda «normal», el proyecto se gestó de la influencia de varios otros proyectos y poco a poco fue tomando forma. De modo que, en realidad, CrystalMoors nace de todas las influencias de bandas que iré citando.

En 1995 recuerdo que era muy fan de My Dying Bride y bandas similares. Me encantaba el Doom/Death Metal (y actualmente me sigue molando la hostia, por cierto), pero también me había empezado a gustar mucho el Black Metal, que hacía poco tiempo que había llegado a mi vida. Eso sí, lo hizo con mucha contundencia. Después de escuchar los temas lentos del «Suomi Finland Perkele» de Impaled Nazarene, pensé que yo podría hacer algo similar y que molaría mucho hacer un proyecto yo sólo, como hicieron Bathory y Burzum, entre otros. Además, la música lenta y oscura se me antojaba mucho más intimista por lo que hacerlo en solitario era la opción más interesante. Sigo pensando lo mismo hoy en día, la verdad.

Foto que usé en esa época, aunque no fue una verdadera sesión de fotos. Año 1995.

No existía nada llamado Pagan Metal, al menos en mi cabeza. Sé que ya andaban por ahí Graveland y más peña, pero aún no había llegado a mis manos. Conseguir ese tipo de material en esos años era realmente jodido en Cantabria. Mi bagaje musical principal venía de los 80’s y, sobretodo, de la primera mitad de los 90’s, así que ni se me ocurría que pudiera aunar melodía épica, con folk y la rabia del Black/Death Metal. Mucho menos que subyaciera una filosofía neopagana oscurantista o estricta. Lo más cercano que había oído era el primer disco de Moonspell «Wolfheart», que incluía partes más épicas que sí fueron una gran influencia, pero acababa de salir y aún no se me había introducido su «Alma Mater» en mi ADN musical.

Otra gran influencia era la revista Grinzone, como para muchos de nosotros supongo, que me acercaba toda la iconografía del Black Metal, con su corpse painting, sus espadas, su ocultismo y todo su misterio. Y recalco lo de misterio, pues hay que matizar que aunque parezca obvio, por esos años aún no estaba Internet extendido entre los hogares y cualquier banda que salía en una revista o fanzine tenía un aura extra de misticismo que hoy en día se ha perdido con el abuso de las Redes Sociales, entre otras pestes. Cualquier adolescente que leyera las palabras de Abigor o incluso los aún desconocidos Behemoth, se las creía totalmente. Si te decían que vivían en un castillo o que eran lobos lusitanos que aullaban a la luna, pues ¿why not? ¡Por supuesto!

Comencé a componer algunos riffs y melodías que aún hoy recuerdo (y no, no eran nada destacables en su mayoría), aunar ideas y escribir letras muy decadentes y oscuras. A ese proyecto inicial lo llamé Apocryphal. Llegué a dibujar el logo que encabeza el artículo, hice algún sigil y el trasfondo lírico y conceptual era puramente satánico y depresivo. También usé corpse-paint en una sesión de fotos, odas al demonio, cruces invertidas y pasajes tenebrosos muy oscuros. Tenía ya varios libros que hablaban de esos temas y la verdad es que sentía fascinación por todo ese lado de la realidad. Con el tiempo, pasé ese concepto a Hrizg, pero esa es otra historia.

Con el tiempo, vi el verdadero problema de hacer un one-man-band, y este no era otro que ser pobre, pues en esa época yo era estudiante y, además, menor de edad. No tenía dinero más que para la guitarra (que compré porque pude vender la Super Nintendo y los juegos que tenía) y las «canciones» que hacía eran riffs sueltos a base de grabaciones pellejeras en cassettes. Yo me imaginaba el resto. Ya cuando eso, algo tonteé con la batería, pero aún así no disponía de equipo ni conocimientos para poder llevar a cabo una grabación medianamente coherente. Tampoco tenía demasiados contactos como para poder pedir a alguien que tocara en mi incipiente proyecto y, de hecho, ésta búsqueda era prioritaria para mi banda principal en aquellos años: Nekrom (que luego pasó a llamarse Moonshine).

Durante todo 1996 no recuerdo haber hecho nada con el proyecto. Seguramente seguí escribiendo algunos riffs y probablemente temas completos, pero lo dejaría de lado, pues cuando aquello ya estaba inmerso en Moonshine, entré en Opposer, en Descomposición Orgánica y vete a saber si alguna otra historia más. Conociéndome, seguramente. También aconteció un cambio de nombre, aunque no de concepto. A pesar de que Apocryphal me gustaba, me suena que vi algún flyer de alguna banda con el mismo nombre. Acabo de mirar Encyclopaedia Metallum y efectivamente, en esos años había al menos tres bandas llamadas igual. Así que, en algún momento de entre 1996 y 1997, Apocryphal lo empecé a llamar Elder’s Cry. Pero hasta aquí la primera parte.

AÑADIDO

Como podréis ver, acabo de añadir un tema. El único tema que hice bajo este nombre. Matizo que esto no está grabado en 1995, pero sí escrito en ese año. Ayer domingo fui al estudio a trabajar en la pre-mezcla de Clavícula Salomonis y a digitalizar unas antiguas cintas de demos y ensayos de Gathering Darkness, Elder’s Cry y de Moonshine, y pensé que sería buena idea rememorar la canción y dejarla grabada 25 años después.

Yo no sé cómo es posible que me acuerde aún de un tema entero tras tanto tiempo, pero aquí está, grabado tal como lo había pensado. Es más, las letras no las tenía apuntadas, pero las he hecho de memoria porque aún las recuerdo. Que como veis, tampoco es que la música y las líricas fueran gran cosa, pero hay que tener en cuenta que ésta era probablemente la primera canción que hice completa. Evidentemente, no tenía las baterías más que en la cabeza y las he programado en base a cómo las había pensado en su momento.

En cuanto al estilo, ya os había adelantado en el artículo arriba que era un Black/Doom Metal, pero tras analizarlo, en realidad era un trozo de Doom Metal y otro de Black Metal. Prácticamente son dos temas diferentes unidos. Incluso las voces las pensé así, tal como están grabadas. En los siguientes temas que compuse aprendí a homogeneizar un poco mejor los estilos, pero se ve que aquí esa lección aún no la había interiorizado.

La canción la llamé «We Fall», aunque tiempo después, ya con el nombre de Elder’s Cry, compuse otra e integré estas letras, siendo éstas ampliadas con más texto. Como el título me parecía potente, también la llamé «We Fall» a esta nueva versión.

Escuchándolo, y tras compararlo con cualquier otra del «Antiqvam Exqvirite Matrem» por ejemplo, parece mentira que sea la misma banda. No ya por el cambio de estilo (aunque la parte Black Metal apuntaba en esa dirección), si no por la evolución misma del grupo. Ni qué decir tiene que me refiero a mi periodo en la banda, desde 1995 hasta 2012, ya que lo nuevo que han hecho desde mi marcha, obviamente, no yo no tengo nada que ver.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *